jueves, 14 de julio de 2016

Desarrollo del lenguaje: su impacto en el aprendizaje y las habilidades futuras

http://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2016/07/14/desarrollo-del-lenguaje-su-impacto-en-el-aprendizaje-y-las-habilidades-futuras/ 

"Es muy importante no esperar a que los niños hayan aprendido a leer para intentar revertir las diferencias en esta materia, y contribuir a que niños que viven en contextos menos favorecidos tengan la oportunidad de recibir una educación inicial de calidad, que haga posible que se equiparen con sus pares más aventajados".
Los seres humanos comienzan a adquirir el lenguaje desde la etapa de gestación. De hecho, al nacer son capaces de distinguir la lengua materna del resto. A medida que van creciendo, los principales referentes de los niños en materia de lenguaje son sus padres o adultos significativos, es decir, quienes establecen con ellos vínculos más cercanos. Luego los educadores pasan a ser claves, en especial en lo que se refiere al modelaje y la enseñanza explicita de nuevas palabras.
​En la primera infancia existen periodos en que los niños tienen una mayor disposición y facilidad para adquirir aprendizajes. En el caso del lenguaje, esto ocurre ​desde la gestación hasta cerca de los 10 años, etapa en la que pueden aprender de mejor forma cualquier idioma. Es por ello que mientras antes se comience con la estimulación del lenguaje, mejor. Cuanto más participen de conversaciones ricas en contenidos y palabras, lecturas de cuentos etc., más comprensión tendrán de la lengua y más la utilizarán.
Uno de los énfasis más grandes en la discusión sobre los bajos resultados en lenguaje del SIMCE es la necesidad de crear hábitos lectores como solución única al problema, bajo el concepto de que lenguaje y lecto-escritura son una misma habilidad. Lo que se pierde de vista es que el hábito lector adquiere mayor relevancia cuando los niños ya saben leer, pero tanto el lenguaje como la lectura deben comenzar a estimularse mucho antes.
En la etapa de educación inicial son muchas las estrategias que se pueden usar para formar niños que en el futuro sean buenos lectores, aunque en ese momento no sepan leer de manera independiente: leer cuentos a los niños periódicamente y rodear este momento de sensaciones placenteras, contribuye enormemente a la formación lectora y a la permanencia de este hábito en el tiempo. La educación inicial es una etapa tremendamente fértil, donde las habilidades de lenguaje se pueden desarrollar además de manera lúdica y entretenida.
Es por esto que una de las áreas que abordamos con énfasis en el proyecto “Un Buen Comienzo” es el desarrollo del lenguaje. Entregamos estrategias mientras que desarrollamos competencias y habilidades claves en las educadoras para promover en los niños el lenguaje, de manera de potenciar sus competencias lectoras futuras. Además, se promueve la utilización efectiva del tiempo instruccional de lenguaje, para maximizar los aprendizajes de los niños y niñas.
Sabemos que la brecha en desarrollo y aprendizaje se produce a partir del año y medio aproximadamente. Antes de eso, los niños se desarrollan en similares condiciones. Luego entran al sistema con una desventaja que con los años se va haciendo cada vez más difícil de superar, pero que no es insalvable. Por esta razón es muy importante no esperar a que los niños hayan aprendido a leer para intentar revertir las diferencias en esta materia, y contribuir a que niños que viven en contextos menos favorecidos tengan la oportunidad de recibir una educación inicial de calidad, que haga posible que se equiparen con sus pares más aventajados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada