miércoles, 6 de julio de 2016

“La materia está viva”

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20160706/402993372446/la-materia-esta-viva.html 
Javier Peña, amigo de los materiales
Tengo 43 años. Nací en Burgos y vivo en Barcelona desde los 18 años. Soy investigador de materiales en Elisava (Escuela de Diseño e Ingeniería). Estoy casado y tengo dos hijos, Alejandro (12) y Marcos (7). ¿ Política? Quiero una sociedad libre, abierta y feliz. Soy creyente.
“La materia está viva”

Todo vive

Javier Peña me impresiona: es un ingeniero químico, científico de altísimo nivel, que habla de los materiales como un poeta, pues les atribuye cualidades de seres vivos. Me descubre el grafeno, material que abre un nuevo paradigma: materiales casi inmateriales... Peña prefigura el futuro desde Elisava: ahí diseñan usos para nuevos materiales, productos con los que conviviremos. Un buen ingeniero crea como un artista que diseña algo rentable, saludable y sostenible. Desde su ciencia, Peña me señala el fondo vibracional de la materia. Y la partícula de la forma. Y la información retenida por el agua en las diluciones homeopáticas... Pero eso, para otra entrevista.
Qué es el grafeno?
Un material que está en la pantalla táctil de tu móvil, en las tabletas, auriculares, altavoces...: sin el grafeno, hoy no funcionaríamos.
¿Qué lo hace especial?
Es más duro que el diamante, más resistente que el acero, más ligero que el aluminio, más elástico que la goma...
¿Todo a la vez?
Y superconductor térmico, y transparente, y casi inmaterial, inerte...
¡Alto, alto!
Con grafeno podemos, por ejemplo, proteger un edificio con recubrimiento invisible.
¿Invisible?
Sí, y además hidrofóbico (repelente del agua) o hidrofílico (resbaladizo), y además puede transformar la luz en electricidad y...
Milagroso material...
Hemos diseñado un anillo de grafeno que varía de color si varía el azúcar en sangre del diabético que lo porta. Me lo pongo...
¡Maravilla!
Y un procesador de grafeno no se recalienta, y así procesará mil veces más información que otro de silicio, y con menor tamaño.
¿Y qué más?
Es tan superconductor térmico que el mero calor de tus dedos, transmitido por una vara de grafeno, ¡hiende un bloque de hielo!
¿De dónde sale el grafeno?
Escribe con este lápiz en este papel: ¿qué queda sobre el papel?
Grafito, ¿no?
Eso es. Imagina que con un celo exfolio una capa de este grafito, y luego otra, y otra... hasta que queda sólo una capa: ¡grafeno!
Laminar grafito...
Si, al revés, añadiésemos capas de grafito, obtendríamos lascas de pizarra como las de los tejados de las casas pirenaicas.
De lo primitivo a la tecnovanguardia.
En la base, el elemento de la vida: el carbono.
¿Por qué lo llama “elemento de la vida”?
Combinado con otros elementos, el carbono origina la vida: tus huesos, carne y sangre son compuestos de carbono. Como el petróleo y el carbón, energía de la primera revolución industrial... Y ahora llega otra.
¿Cuál?
La revolución del grafeno y las tierras raras: europio, gadolinio, terbio, cerio, neodimio... La tecnología actual no funcionaría sin ellas: los leds, los coches híbridos, las energías renovables, fotovoltaica y eólica... Todo sobre la base del grafeno y estos materiales.
¿Cuántos materiales distintos existen?
Aparecerán más y más, y los tendremos todos aquí, en nuestra Biblioteca de Materiales: grafeno, corian, silestone, materiales termocrómicos (varían de color según la temperatura), fotocrómicos (según la luz), higrocrómicos (según la humedad)...
Pinto un coche con eso ¡y cambiará de color cada día!
Ya se puede hacer, sí. La historia de la humanidad es la historia de los materiales.
¿Qué quiere decir?
Edad de piedra, de cobre, de bronce, de hierro, y del acero (hierro más carbono)... Y la edad del silicio: los chips, con cambio de escala: lo micro, ¡otra revolución!
¿Y ahora, y luego?
Así como el plástico tiene un valor no intrínseco (es de usar y tirar), sino un valor inmaterial, ya nos acercamos a la invisibilidad del material: ¡lo nano! Nanotubos de carbono son los que constituyen el grafeno.
¿Qué le llevó a interesarse por los materiales?
Estudié Químicas y caí en la cuenta de que todo lo que nos rodea es materia. La tabla periódica de los elementos es mi pasión. Y entonces comprendí qué es la vida.
¿Qué es?
La vida es... materia en evolución.
¿Y cuándo pasa la materia a ser vida?
Contempla los cristales, cómo crecen... Y si miras un trozo de uranio, te matará. ¡Materiales y seres vivos interactúan! De modo que, para mí, ¡los materiales están vivos!
Suena raro.
Yo los concibo así. Los gases nobles, por ejemplo: están felices como están, con sus ocho electrones en la última capa, y no reaccionan. El oro es noble: no le place juntarse con la plebe, con otros elementos. Pero sí hace buenos amigos el hierro: le place unirse al oxígeno (óxido férrico), carbono (carbonato férrico), azufre (sulfito de hierro)...
Habla como si fuesen criaturas vivas...
El carbono se une al hidrógeno: metano, el gas más simple de la naturaleza, el de las flatulencias... El oxígeno... es feliz con dos átomos de hidrógeno: ¡agua!
Habla como los griegos hablaban de sus dioses.
El carbono ¡es muy justo!: como colágeno da lo animal, y como celulosa da lo vegetal.
¿Y qué material sintetizó primero el hombre?
El polimérico, los plásticos: la baquelita, luego nailon, licra, cordura, kevlar...
¿Con qué energía?
Quemando petróleo: hidrocarburo, carbón con hidrógeno, cenizas de la descomposición de plantas y animales. ¡Como los diamantes!: puedes comprimir las cenizas de tu cadáver amado en un perenne diamante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada