viernes, 8 de julio de 2016

Rocky vs. La Mujer Maravilla

http://notasaprendiz.weebly.com/blog/rocky-vs-la-mujer-maravilla 

"Soy un hombre corriente que trabajó duro para desarrollar el talento que me dieron. Yo creí en mí, y creo en la bondad de los demás" —Muhammad Ali

Hace unos días mi hija me sorprendió con una petición. Dentro de un par de semanas va a cumplir siete años y me dijo que quería que el motivo de su fiesta fuera Rocky.

Si, ese Rocky, el de la película que se estrenó hace 40 años y cuyo actor principal —Sylvester Stallone— acaba de cumplir 70.

La verdad es que no debería haberme sorprendido tanto, ya que no es la primera vez que mi hija escoge personajes singulares para sus fiestas; el año pasado fue Michael Jackson el elegido.

La sorpresa se debió a dos razones. La primera es que hasta hace pocos días, mi muy amada niña había dicho que quería que su fiesta fuera de La Mujer Maravilla, algo un poco más esperado, aunque la serie fue estrenada también hace más de 40 años.

La segunda fue que me parecía un poco extraño que la fiesta de una princesita estuviera amenizada con motivos de boxeo.

No obstante, después de dudarlo un poco y meditar sobre ello, mi voto es por Rocky: yo también quiero que el motivo de la fiesta de mi hija sea el veterano boxeador.

Estas son mis razones:

Resulta que estamos llenos de estereotipo por todas partes. Se supone que a las niñas les gustan las princesas Disney y a los niños los superhéroes de Marvel. Las niñas juegan a las muñecas y los niños a los vaqueros. Unas se visten de rosa y los otros de azul.

Sin embargo, los personajes más creativos, los más innovadores; los líderes, son aquellos que han desafiado las convenciones y se han rehusado a hacer las cosas como todo el mundo las hace.

¿Cómo podemos esperar que alguien que ha sido educado para encajar y aceptar los convencionalismos tenga ideas novedosas?

Los creativos son transgresores, todo el tiempo se andan preguntando ¿por qué las cosas se hacen como se hacen? ¿Existe una manera mejor de hacerlas?

Una investigación publicada hace poco encontró que en promedio, las personas que gozan de más éxito en la vida son aquellas que han sido un poco rebeldes, los que no encajaban tan fácil.

Así que si queremos que nuestros hijos sean capaces de lograr grandes cosas, debemos cultivar en ellos la capacidad de disentir, de ser distintos y sentirse cómodos con ello. No se trata de que sean raros porque si, se trata de que aprendan a sintonizar más con su individualidad que con los roles que la sociedad espera de ellos.

La segunda razón es que los poderes de La Mujer Maravilla le fueron otorgados por los dioses, en otras palabras, nació con privilegios y fue la buena suerte la que determinó su destino.

Por el otro lado, el poder de Rocky proviene del esfuerzo, la constancia y el sacrificio. Rocky se hizo así mismo gracias a su determinación y al trabajo duro.

Hoy, gracias al trabajo de numerosos investigadores, sabemos que el talento, los dones de nacimiento, juegan un papel insignificante en logro de la excelencia. Son aquellos que trabajan muy duro durante muchos años los que al final conquistan la gloria.

Así que pienso que el sacrificado Rocky es un mejor ejemplo para mi hija que la guapa Linda Carter. Aunque estoy seguro que huele mejor La Mujer Maravilla que el sudoroso Stallone y eso es importante cuando hablamos de tartas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada