viernes, 19 de agosto de 2016

FORMAS DE NUTRIR TU VIDA ESPIRITUAL

https://choprameditacion.com/article/87-10_formas_de_nutrir_tu_vida_espiritual?utm_source=Noticias%20del%20Reto%20de%20Meditacion&utm_medium=Email&utm_content=08+August+Newsletter&utm_campaign=Noticias%20del%20Reto%20de%20Meditacion2016819 

por: Deepak Chopra, M.D.
El mayor propósito de cualquier camino espiritual es la entrega. Aunque tal vez asociemos la palabra entrega con derrota o debilidad, ofrendar tu libertad y posibilidades infinitas es uno de los actos más poderosos que puedes hacer.
La entrega implica confiar en que Diosel Universo, o una inteligencia superior pueden lograrlo todo, incluso cuando no puedes ver el resultado de una situación.
A nivel del espíritu, todo se desarrolla a la perfección y no tienes que luchar ni forzar las situaciones para que te sean favorables. Tu ego-mente es lo único que cree que eres un individuo asilado que trata de sobrevivir en un mundo hostil. La verdad es que eres un ser espiritual. Cuando te entregas al Espíritu y escuchas la voz de tu inteligencia más profunda, dejas de luchar. Te liberas del miedo y la duda y superas los obstáculos que tu ego ha creado.

Todo el camino espiritual podría describirse como aprender a dejar ir, pero no es posible dejar ir todo al mismo tiempo. Este es un camino compuesto de muchos pequeños pasos, es un proceso de reemplazar reacciones automáticas por otras con una mayor conciencia. Estos son los lineamientos a lo largo del camino que han probado ser efectivos para mí en lo personal y que me parece que funcionarán para mucha gente:

1. Conoce tus intenciones.

Tu destino es ir hacia donde está tu alma y el combustible que mueve tu destino es la intención. Todos los días, ten la intención de dejar ir un poco más, cerrar la brecha de la separación que es sólo una ilusión del ego. Además, desenmascara tus falsas intenciones, que adoptan la forma de deseos culposos: quiero que alguien más fracase. Quiero desquitarme. Quiero algo que no es mío.

Las falsas intenciones pueden ser vagas, pero puedes reconocerlas por el matiz de sentimientos que evocan, ya se trate de miedo, avaricia, rabia, desesperanza o debilidad. Primero percibe el sentimiento, rehúsate a dejarte llevar por él y después está atento hasta que encuentres la intención oculta.

2. Establece intenciones elevadas.

Proponte ser un santo y un hacedor de milagros. ¿Por qué no? Si sabes que la meta del crecimiento interno es adquirir sabiduría, entonces pide que llegue a ti lo más pronto posible. No intentes hacer milagros, pero tampoco te los niegues. El comienzo de la sabiduría consiste en la visión; ve los milagros que te rodean y eso facilitará que se multipliquen.
3. Visualízate en la luz.

El ego nos tiene enganchados al hacernos sentir necesitados e impotentes. De este sentido de carencia crece nuestra sed de adquirir todo lo que tenemos a la vista. Se cree que el dinero, el poder, el sexo y el placer llenan ese vacío, pero nunca lo hacen. Puedes escapar de esta ilusión dolorosa si te visualizas en la luz. La única diferencia entre un santo y tú es que tu luz es pequeña y la de un santo es inmensa. Ambos pertenecen a la luz.
4. Visualiza a todos los demás en la luz.

Todos vivimos en la misma luz. Cuando te sientas tentado a juzgar a otro ser humano, sin importar qué tanto se lo merezca, recuérdate que todos estamos haciendo lo mejor que podemos desde nuestro propio nivel de conciencia.
5. Refuerza tus intenciones cada día.

La vida cotidiana es una especie de remolino caótico y el ego está anclado a sus demandas. Necesitas recordarte tu propósito espiritual día tras día. A algunas personas les parece útil escribir sus intenciones; para otros, resultan útiles periodos de meditación y oración regulares. Encuentra tu centro, obsérvate con cuidado y no dejes ir tu intención hasta que tu interior se sienta centrado.
6. Perdónate.

Todos caemos en las trampas del egoísmo y los engaños cuando menos lo esperamos. El comentario fortuito que hiere, la mentira imprudente y la urgencia irresistible de engañar son universales. Perdónate por estar donde estás. Aplica la misma máxima para los demás en ti: Estoy haciendo lo mejor que puedo desde mi propio nivel de conciencia. Me gusta la definición de un maestro espiritual del discípulo perfecto: “El que siempre tropieza pero nunca se cae".
7. Aprende a dejar ir.

La paradoja de ser espiritual es que siempre estás mal y siempre estás bien al mismo tiempo. Estás bien en tratar de conocer a Dios, pero estás mal en pensar que las cosas no cambiarán mañana. Cada estado de crecimiento interno es bueno y está alimentado por Dios, pero cuando sea momento de seguir adelante, no dudes en dejar ir.
8. Venera lo sagrado.

Tal vez te hayan enseñado a ser escéptico ante lo sagrado. En nuestra sociedad, pocas personas pasan mucho tiempo indagando en la gran riqueza de las escrituras del mundo. Sin embargo, los santos y los representantes humanos de Dios son un tesoro infinito. Recurrir a este tesoro te ayudará a abrir tu corazón. Las palabras de un santo o sabio podrían ser justo el fertilizante que necesitas en el momento exacto en el que tu alma quiere florecer.
9. Deja que tu espíritu te dirija.

La mayoría de la gente es adicta a la preocupación, el control, el exceso de control y la duda. Resiste la tentación de seguir esas tendencias. No escuches la voz que dice que tú estás a cargo, que la vigilancia constante es la única forma de hacer algo. En cambio, deja que el Espíritu pruebe una nueva forma y ábrete a experimentar. Trata de que todo funcione como debería, después déjate ir y permite que las oportunidades vayan hacia ti. El resultado que con tanto esfuerzo estás tratando de obtener tal vez no sea tan bueno para ti como el que llega naturalmente.
10. Acepta lo desconocido.

En el transcurso de los años, te has creado gustos y disgustos y has aprendido a aceptar ciertos límites. Nada de esto es quien realmente eres. No obstante, no puedes forzar a tu yo verdadero a salir de una vez, porque es doloroso deshacerse de las gruesas capas de ilusión, así que tienes que permitirle a tu alma revelarse cuando sea su momento.
Ten la seguridad de que te aguarda lo desconocido, algo que no tiene nada que ver con el “Yo” que ya conoces. La parte de ti que conoces es la parte que parpadea demasiado rápido. Cuando sientas un nuevo impulso, un pensamiento inspirador ante el que nunca habías reaccionado, acepta lo desconocido. Ámalo con la misma ternura que a un recién nacido. Dios vive en lo desconocido y cuando puedas aceptarlo plenamente, serás libre.

Acerca del Autor

Deepak Chopra, M.D.
Deepak Chopra, M.D., F.A.C.P. Fundador del Chopra Center for Wellbeing y la Chopra Foundation, es un reconocido pionero mundial de la medicina integrativa y la transformación mundial y personal. Está certificado en Medicina Interna y Endocrinología y Metabolismo. Es miembro del American College of Physicians, y de la American Association of Clinical Endocrinologists. Chopra es autor de más de ochenta libros y ensayos publicados en más de cuarenta y tres idiomas, entre los cuales veinte han sido declarados bestsellers por el New York Times. La revista Time lo ha descrito como "uno de los 100 héroes e íconos más importantes del siglo”. Las encuestas globales en línea de The World Post y The Huffington Post posicionaron al Dr. Chopra como el pensador influyente número #40 y #1, respectivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada