viernes, 20 de enero de 2017

La mente no distingue entre realidad y ficción. Por eso, el juego es tan potente, no solo para disfrutar, sino también para entrenarnos en experiencias que en un futuro se nos puedan aparecer en la vida real.

No hay texto alternativo automático disponible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada