sábado, 26 de noviembre de 2016

Buda: una mente perfecta

http://psicologiagranollers.blogspot.com.uy/2016/11/buda-una-mente-perfecta.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+PsicologiaGranollers+(Psicologia+Granollers) 
Sólo hay un momento esencial para despertar, y ese momento es ahora.

En ocasiones guardamos pedazos de frases que dijeron determinadas

personas, y en realidad no importa su procedencia, porque son palabras

mágicas, el significado es tan diverso que puede ser una lección

distinta cada vez que recurras a ellas, pero hay palabras que sólo

pueden organizarse en una mente enfocada, la mente de Buda.

Sus tres grandes interrogantes: ¿de dónde venimos?, ¿porqué estamos

aquí?, ¿adónde vamos? fueron su guía en el camino cómo buscador

incansable de la Verdad.

Y encontró las cuatro nobles verdades: que el sufrimiento existe, que

tiene un origen, que puede transformarse y que para ello hay un solo

camino, el camino del medio, el Óctuple sendero que conduce a la

iluminación, la clarificación y el poder inagotable de la mente, y

para ello el andar derecho es esencial.

Las primeras veces que leí sobre esto comencé a hacer una serie de

analogías, a conjugarlas y jugar con ellas, y por supuesto me

coronaron miles de interrogantes y pregunté… ¿será?, ¿será que el

hombre comenzó a evolucionar cuando tomó la postura erecta al caminar?

o que su recto pensamiento lo llevó a tomar esta postura, ¿la

transformación del mono en hombre habrá comenzado por su desarrollo

espiritual?

…pero cuando no hay manera de responderse una pregunta poco importa la

manera de hacerla, de adelante para atrás, de atrás para adelante,

puedes jugar con ella.

Lo cierto es que hubo un despertar y el mono despertó de su dulce

sueño embrutecido, para bien, o para mal como diría el propio mono, yo

digo que para bien.

Cuando entiendes que sólo hay una manera de andar derecho, podrás

penetrar todas las puertas, y lo bueno es que puedes decidir hacerlo

ya, como dijo Buda, cada minuto es tu oportunidad para enderezar tu

ánimo, primero hazlo para ti y luego saldrá espontáneo para los demás.

Sé tu mismo el cambio que quieres ver realizado en el mundo, no lo

dije yo, pero me hubiera gustado haberlo dicho, alguien se me

adelantó, pero ya yo lo sabía y todos lo sabemos, hay que desempolvar

las verdades y no hacer concesiones, las concesiones nos separan de

nuestro camino, es la basura a los costados de la carretera que nos

invita a errar, el momento que vivimos es el esencial y hay que

absorberlo con glotonería, cada minuto bien aprovechado es la creación

de la catedral de nuestros sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada