martes, 8 de noviembre de 2016

Cómo sugestionar al cerebro para conseguir el éxito

http://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20161108/411630172123/como-sugestionar-al-cerebro-para-conseguir-el-exito.html 
  • Existe una relación entre la consecución de las metas y el momento más productivo para lograrlas
  • Cómo sugestionar al cerebro para conseguir el éxito

Querer es poder. No te avergüences por tus fracasos, aprende de ellos y comienza de nuevo. La forma de empezar es dejar de hablar y empezar a actuar. Vivimos rodeados de frases que incitan a la acción. Que aseguran que el camino del éxito está compuesto de fracasos, pero seguimos embarrancados en nuestros propósitos.
Una parte del mundo quiere dejar de fumar, perder peso e imponerse una práctica regular de ejercicio físico y no lo consigue. Pero quiere. Y mucho.“Cuando queremos conseguir algo, si no estamos muy seguros de que lo lograremos, nos auto saboteamos”, asegura Rosana Pereira, psicóloga y al frente de Haztúa, Psicología Positiva.
Nuestra mente juega a la contra. Somos ella y a menudo nos hace la puñeta. Fracaso, el término a evitar. “No nos entregamos al 100% por miedo a fracasar”, indica la especialista. Y ya pueden decir que las caídas son sinónimo de empeño, que no pasa nada si el resultado no es el esperado, que hemos venido a jugar.
Ritmos vitales y posponer el trabajo
Un reciente estudio de la Universidad de Indiana (EE.UU.) ha analizado la relación que existe entre la consecución de metas y nuestro mejor momento del día, el más productivo. Partiendo de la idea de que existen personas diurnas y personas nocturnas, la investigación pone de relieve que unos y otros postergan sus objetivos en su mejor momento de actividad.
Los investigadores observaron que las personas diurnas (conocidas como alondras) tienden a dejar para la tarde-noche más tareas, mientras que las nocturnas (llamadas búhos) hacen lo propio retrasándolas a la mañana.
¿El motivo? Cuando nuestra mente está en su mejor momento, el temor al fracaso es mayor y sortear el miedo aplazándolo es nuestra forma de actuar. De modo que una recomendación derivada de las conclusiones del estudio sería: trabaja cuando estés cansado.
El papel de la educación
No desviarse del objetivo, una forma de sortear el temor a no conseguirlo
No desviarse del objetivo, una forma de sortear el temor a no conseguirlo
Independientemente de los hallazgos de esta investigación, Rosana Pereira considera que existe una losa más pesada que los ritmos vitales que dificulta la consecución de objetivos: “El autosabotaje está muy relacionado con la educación”.
La prueba la damos de niños: cuántas veces caemos y trastabillamos hasta que logramos mantenernos en pie y andar o empezar a pronunciar palabras coherentes. Los niños no desfallecen en algunos de sus aprendizajes iniciales. Y los adultos no ven sus intentos como desastres.
Pero luego, al ir creciendo, “muchos padres inyectan la perspectiva del fracaso en sus hijos con la esperanza de que, ante un obstáculo, el niño no sufrirá tanto , advierte. “Todos nacemos con unas capacidades brutales, pero no las desarrollamos al 100%”.
Aceptar las dificultades
Establecer bien los objetivos y ser flexible, claves para no sucumbir al fracaso
Establecer bien los objetivos y ser flexible, claves para no sucumbir al fracaso (PeopleImages / Getty)
Una lástima desaprovechar tanto talento. En ocasiones el abandono se debe a que el objetivo no está bien definido, no sabemos bien lo que queremos, o bien tenemos poco aguante. Si vemos el mundo el blanco y negro, sin grises, es fácil que el menor percance nos desvíe del camino hacia la tarea a realizar.
Por ello, hay que aceptar la posibilidad de error, “ser flexibles y ver que tal vez debemos replantear la senda en la que estamos”. Hay que “analizar qué nos decimos ante una situación que no esperábamos”.
Cambiar la forma en que nos hablamos es posible. “Se puede entrenar”, afirma la especialista. Y dejarlo en manos de expertos, acudiendo a terapia, es la mejor solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada