sábado, 10 de diciembre de 2016

Marginalia y el futuro del libro

http://notasaprendiz.weebly.com/blog/marginalia-y-el-futuro-del-libro 

"Los libros son el entretenimiento perfecto: sin comerciales, sin baterías, horas de diversión por cada dólar gastado. Lo que me pregunto es por qué todo el mundo no lleva un libro consigo a esos inevitables lugares muertos que hay en la vida" —Stephen King

Imagen
Gracias a Jazmin Quaynor por la imagen (clic sobre ella para más info.)
El académico norteamericano Charles William Eliot afirmó: “Los libros son los más tranquilos y constantes de los amigos; son los más accesibles y más sabios consejeros. Los más pacientes maestros”.

Los libros tienen el poder de dar luz a nuestra mente y así nos ayudan a transformarnos, a crecer y convertirnos en las personas que deseamos ser.

Para casi cualquier problema que tengamos en la vida, podemos recurrir a un libro para que nos brinde consejo y consuelo.

Aunque las personas leen menos libros hoy en día, e incluso muchos se atreven a asegurar que su fin está cerca. El libro ha demostrado una enorme fortaleza.

Cuando le preguntaron al gran Umberto Eco por el futuro del libro contestó:
Una de dos cosas sucederá: o el libro continuará siendo el medio de lectura, o su reemplazo se asemejará a lo que el libro ha sido siempre, incluso antes de la invención de la imprenta. Las alteraciones del libro como objeto no han modificado su función ni su gramática por más de 500 años. El libro es como la cuchara, las tijeras, el martillo, la rueda. Una vez inventado, no puede ser mejorado. No se puede hacer una cuchara que sea mejor que una cuchara. Cuando los diseñadores tratan de mejorar algo como el sacacorchos, su éxito es muy limitado; la mayoría de sus "mejoras" ni siquiera funcionan. Philippe Starck intentó crear un exprimidor de limón innovador; su versión era muy guapa, pero deja pasar las semillas. El libro ha sido probado a fondo, y es muy difícil ver cómo podría ser mejorado para sus propósitos actuales. Tal vez evolucionará en términos de componentes; tal vez las páginas ya no serán de papel. Pero seguirá siendo lo mismo.
Ahora bien, para que la lectura de libros sea más provechosa, esta debe ser activa. "Algunos libros —afirmó Francis Bacon— son para ser probados, otros para ser tragados, y unos cuantos para ser masticados y digeridos".

La lectura es activa y los libros “masticados y digeridos” cuando hacemos anotaciones mientras vamos leyendo.

Marginalia es el término con el que se denomina la costumbre de realizar anotaciones sobre los márgenes de los libros.

Mortimer J. Adler, en su clásico libro Como leer un libro escribió de manera persuasiva sobre la necesidad y utilidad de las anotaciones al margen:
Cuando usted compra un libro, establece un derecho de propiedad en él, al igual que lo hace cuando compra y paga por la ropa o los muebles. Pero en el caso del libro, el acto de compra es en realidad sólo el preludio de la posesión. La plena propiedad de un libro sólo llega cuando este se convierte en parte de lo que uno es, y la mejor manera de hacerse uno parte del libro (lo que viene a ser la misma cosa) es escribir en el.

¿Por qué marcar un libro es indispensable para leerlo? Primero, te mantiene despierto, no sólo consciente, sino despierto. En segundo lugar, la lectura, si es activa, es pensar, y el pensamiento tiende a expresarse en palabras, habladas o escritas. La persona que dice que sabe lo que piensa, pero no puede expresarlo, por lo general no sabe lo que piensa. Tercero, escribiendo sus reacciones al margen le ayuda a recordar los pensamientos del autor.

Leer un libro debe ser una conversación entre usted y el autor. Presumiblemente él sabe más sobre el tema que usted; si no, usted probablemente no se debería estar molestando con el libro. Pero la comprensión es una operación de dos vías; una vez que el alumno entiende lo que el maestro está diciendo, tiene que cuestionarse y cuestionar al maestro. Marcar un libro es literalmente una expresión de sus diferencias o sus acuerdos con el autor. Es la mejor manera de demostrar su respeto hacia el.
En la era de los libros electrónicos la manera como realizamos la marginalia ha cambiado, pero como el libro, no va a desaparecer. Realizar anotaciones es una aspecto esencial de la buena lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada