domingo, 30 de octubre de 2016

Lo que necesita este país son emprendedores

http://www.lavanguardia.com/cultura/20161030/411399319443/emprendedores-panales-catalanes.html 
  • Las ventas de Bolquers Cuadrat cayeron en picado, sobre todo en Guinea Ecuatorial y Cantabria, no solo por culpa del astronómico 21% de IVA

Este artículo pertenece a la serie de ficción Especies Urbanas, cuyo autor es John William Wilkinson y que se publica los domingos en la página web de La Vanguardia.
Mute

Los hermanos Cuadrat i Boneu, Jordi y Josep, son fabricantes de pañales en apuros. La empresa, heredada de su padre (q.e.p.d.), iba tirando hasta que, en el 2009, cuando aún se tambaleaba tras encajar como podía los primeros golpes de la crisis, se vio obligada a reemplazar el logo de toda la vida Pañales Cuadrat por Bolquers Cuadrat. Las ventas cayeron en picado, sobre todo en Guinea Ecuatorial y Cantabria. Claro que tampoco ayudaba ese astronómico e incomprensible 21% de IVA. Lo único que salvó la empresa de la bancarrota fue el aumento de pedidos para pañales, o seabolquers, para adultos.
Decir que están mal acostumbradas las familias de Jordi y Josep es decir poco; por tanto, entrar por ahí tijera en mano era del todo impensable. Optaron por recortar gastos en la fábrica donde podían y despidieron a tres fieles empleados que valían su peso en oro. Pero nada: hiciesen lo que hiciesen, seguían acumulándose sin pausa las deudas y la ruina se veía cada vez más cercana.
El gag de los Tricicle
Una madrugada navegaba Josep sin rumbo por YouTube, cuando de pronto salió en la pantalla de su portátil el gag de los Tricicle en el que los tres cómicos visten nada más pañales, unos enormes pañales. Bastaron un par de segundos de su alocada actuación para que Josep experimentara algo así como una iluminación; como si se le encendiera sobre la cabeza una bombilla de ésas de los viejos tebeos. Se apresuró a apuntar, casi en estado de trance, la genial idea que se le acaba de ocurrir.
La iluminaciónAl principio Jordi se mostró escéptico; luego, intrigado; y, finalmente, tan entusiasmado como Josep. La idea era genial. ¡No podía fallar! Y todo gracias a Gandhi
Al principio Jordi se mostró escéptico; luego, intrigado; y, finalmente, tan entusiasmado como Josep. La idea era genial. ¡No podía fallar! Y todo gracias a Gandhi. Que sí, al mismísimo Mahatma…. y, bueno, al Tricicle.
Dado que les llegaban cada vez menos pedidos del resto de la Península y Guinea, o que –mentiras y más mentiras, promesas y más promesas aparte- el ‘procés’ no pasaba de ser una marmota fondona atrapada en una herrumbrosa rueda; o puesto que la consigna (hasta nueva orden) era la no violencia, en imitación de Gandhi; pues ¿por qué no llevarla hasta las últimas consecuencias?
¿Verdad que nadie le hace ni puñetero caso al conseller de Exteriors (o algo así)? Con esos trajes y gafas de diseño ¿qué le van a decir? Ahora bien, si apareciera ante la ONU ataviado con un holgado y reluciente pañal, es decir, bolquer Cuadrat para adultos, otro gallo le cantaría, sí señor…¡y con ese torso de legionario romano que tiene!
Los nuevos tiemposTiempo les faltaría a la autoridades competentes quitar a Colón de su pedestal y colocar en su lugar una hermosa estatua bifronte de los emprendedores
La independencia estaría cantada; cuestión de meses. En lugar de unaestelada haciendo las veces de capa de Superman, que la gente salga a la calle, vaya al trabajo o viaje por el mundo vistiendo tan solo un bolquer Cuadrat. ¡Imagínate! Pero corre: primero hay que conseguir la patente y la bendición oficial… ah y cada bolquer llevará en la parte posterior una estelada y, sobre el pubis, el escudo del Barça… o tal vez el logo de un pequeño principado árabe… o, por qué no, la estampita de uno de los mártires en ciernes…o…
Si el año que viene en vez de salir los dos millones de valientes embutidos cada uno en una de esas camisetas tan cutres agitando ante las narices del mundo un huevo frito de cartón, pues si lo hiciesen en pañales -¡de Bolquers Cuadrat!-, tiempo les faltaría a la autoridades competentes quitar a Colón de su pedestal y colocar en su lugar una hermosa estatua bifronte de los emprendedores Cuadrat i Boneu, Jordi i Josep, fabricantes debolquers. ¡Ahí es nada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada