miércoles, 26 de octubre de 2016

”Un ciudadano despierto es alguien menos manipulable, y eso no interesa al sistema”.

https://principiodeuncomienzo.wordpress.com/2016/10/26/daniel-ramos-auto-un-ciudadano-despierto-es-alguien-menos-manipulable-y-eso-no-interesa-al-sistema/ 

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Daniel Ramos Autó
daniel ramos auto¿Qué hace a un contable querer dedicarse al mundo de la escritura? ¿Qué hace a un Diplomado en Ciencias Empresariales impulsarle a crear una editorial que en la actualidad tiene más de 10 años de éxitos incontestables?
SENTIR QUE NUNCA ES TARDE PARA DARSE LA OPORTUNIDAD DE SER, DE VIVIR LO QUE SOÑABA Y ANHELABA.
Editor y uno de los fundadores de la Editorial Versos y Reversos,  reinvidica en cada una de sus acciones y libros, el derecho a comprometernos con nosotros mismos y nuestras creencias,además el mayor aprendizaje que podemos incluir en nuestra vida es saliéndonos de los patrones establecidos y siendo nosotros mismos.
GRACIAS DANI por recordarnos que .hay que dejar de quejarse y pasar a la acción, si de verdad queremos un cambio en nuestra vida. Por recordarnos que los pilares de todo desarrollo se basan en la confianza, en conocernos,  en aceptarnos , si queremos ganar la batalla que siempre se realiza dentro de nosotros.
Podéis conocer más a Daniel a través de  WebFacebookTwitter e Instagram
¿Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitteren Facebook y en Linkedin .
.- ¿Cómo crees que te definirían tus hermanas?
Tenaz, apasionado, honesto, sensible. Creo que hay pocas personas que me conozcan tanto como ellas.
.- Acábame la frase…” Nunca es tarde para..”
Nunca es tarde para dejar de vivir desde el personaje, desde la máscara y comenzar a conectar con algo mucho más profundo y más auténtico que el disfraz social que nos ponemos para funcionar en el grupo. Creo que cuando comienzas a liberarte de las máscaras, cuando comienzas a perder dependencia de la aprobación externa comienzas a conquistar un espacio de libertad y de autenticidad que te ayuda a vivir de una manera más serena, más sosegada y mucho más satisfactoria, menos conflictiva con uno mismo.
.- ¿Qué reflexión le darías a una persona que quiere emprender un sueño?
Tus sueños te pertenecen, tienes derecho a imaginar, a soñar, a construir una imagen mental de lo que deseas y trabajar para materializarlo. Aunque te encuentres con una resistencia de tu entorno, aunque te critiquen, aunque sea más cómodo asumir los sueños y deseos de otros para no entrar en conflicto, si hay una idea que arde en tu interior sigue adelante, cáete, equivócate, levántate, experimenta, busca, responsabilízate, comprométete. Vive en definitiva tu propia vida y construye tu camino. Repito, tus sueños te pertenecen y tienes derecho a intentarlo aunque no consigas materializarlos al primer intento o no consigas hacerlos realidad tal como los habías proyectado en un principio. Todo es camino, todo es aprendizaje y que sepamos con total certeza vida solamente tenemos una.
.- ¿Qué pasaría si nos fijáramos más en lo no obvio?
Creo que todo cambiaría radicalmente. Solemos quedarnos en la superficie de las cosas. Hay una extrema pereza a pensar, a cuestionar, a indagar, a investigar, a ir más allá de los límites de lo que conocemos. Ya de bien pequeñitos tanto en el sistema familiar, o en la escuela, en la Universidad, en muchas empresas, alguien que pregunta, que cuestiona, que busca, que pone en duda, es alguien molesto y que desestabiliza la ‘buena armonía’ del grupo. Se valora aquello que no rompe los esquemas de lo preestablecido, que no incomoda. Desde el sistema, los medios de comunicación, la política, las grandes corporaciones, se promueve precisamente este modelo de ciudadanía dormida, inconsciente, ignorante, desconectada de su poder creador y de su fuerza para cambiar el orden de las cosas. Un ciudadano inquieto, despierto, sanamente escéptico, que busca, que experimenta, que cuestiona es alguien menos manipulable, menos moldeable, y eso no interesa.
.- ¿Qué quieres ser de mayor?
Pues solamente sé que yo decido menos de lo que podría haber imaginado. Hay una frase de Gilbert Keith Chesterton que dice ”Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.” Yo siento que he decidido muchas cosas, pero también siento que es la misma vida la que me va llevando, la que me propone diferentes escenarios, la que a veces también dispone unas circunstancias que yo no he elegido. Por tanto, creo que es interesante poner el foco en lo que uno desea para su vida, pero también ser flexible y estar abierto a lo que la vida va proponiendo en cada momento. ¿Seré lo que yo decida? ¿Seré lo que la vida decida? Probablemente seré ambas cosas, yo estoy abierto a dar y recibir y sobre todo disfrutar de cada paso, aunque haya también momentos jodidos que gestionar.
.- ¿Por qué no queremos aprender de lo que nos duele?
Enfrentar el dolor, mirarlo de frente, reconocerlo, asumir que está ahí y que forma parte de la vida no es agradable. El dolor es algo que forma parte de la existencia, es inevitable. Cualquier situación que implique pérdida, que implique poner en cuestión todo aquello que ha contribuido a crear la propia idea de identidad nos obliga inevitablemente a revisar los cimientos sobre los que hemos construido nuestra historia, y eso conlleva un proceso, un aprendizaje y coraje para releer la propia vida y darle un nuevo sentido, una nueva orientación. Ello es incómodo, significa salir de nuestra zona cómoda, implica asumir el vacío de sentido que deja tras de sí una experiencia emocionalmente dura.
Creo que no hay que negar ese dolor, hay que darle espacio, hay que integrarlo como parte de un todo que es la vida y seguir adelante. Es imposible sanar una herida si no nos detenemos a observarla y atenderla. Si la negamos o le damos la espalda el resultado es una herida mucho mayor que se enquista y no nos permite avanzar.
.- Con ganas, ¿Qué has ganado en la vida?
Muchas cosas, pero si me dieran a elegir lo más valioso me quedaría sin ninguna duda con las personas, con los vínculos, con el amor y la amistad, el resto es parafernalia. He tenido la gran suerte de tener una familia espectacular, unos padres que, con sus aciertos y errores, han dado lo mejor de sí mismos siempre. Su entrega, compromiso, humanidad son una verdadera inspiración y respeto muchísimo todo lo que han hecho y conseguido en su vida. Tengo dos hermanas cojonudas que me apoyan, me escuchan y me respetan, buenos amigos que me aman y me aceptan con mis imperfecciones, singularidades y torpezas. Todos estos vínculos me han enriquecido infinitamente como persona y me han ayudado a intentar también ofrecer a los demás la mejor versión de mí mismo. ¿Qué más puedo pedir? Cuando miro atrás eso es lo que verdaderamente me importa. Repito, el resto es parafernalia.
.- ¿Cómo se gestiona el ego y la ambición en un escritor?
Creo que el ego es necesario en cualquier ámbito de la vida en el que quieras crecer, expandirte, también en todo lo que rodea la creación literaria y artística, por supuesto. Creo que la sana ambición también es necesaria en este aspecto.
El ego comienza a generarte problemas cuando te identificas en exceso con la máscara con la que te presentas ante los demás hasta el punto de creer que tu verdadera identidad es esa máscara. La ambición, por otro lado, deja de ser sana cuando deriva en una codicia que te devora a ti y a los demás.
La clave es no identificarte con tu ego, ser consciente de que uno es mucho más que el personaje, y gestionar de manera adecuada la ambición, de manera que no te robe la serenidad y el equilibrio.
.- ¿Te consideras un canalla disruptivo? ¿Qué es para ti un canalla?
daniel ramos autoMe considero un canalla disruptivo, sin duda, aunque me definiría como un canalla tranquilo, que hace su revolución particular día a día sin hacer mucho ruido y sin efectos especiales impactantes. Lo mío es la revolución tranquila, la del día a día, la que cuida los pequeños detalles, la que ante todo es perseverancia y tenacidad, pero que no duda, llegado el momento necesario, en alzar la voz bien alto.
Para mí un canalla es alguien que se mira con honestidad, que se reconoce en sus luces y en sus sombras, alguien que da espacio a lo que es, que no se niega, y que busca ante todo expresarse con autenticidad a pesar de las críticas, de la resistencia y desaprobación del entorno. Es alguien que asume retos, que se compromete, que arriesga, que cuestiona, que busca más allá de sus límites y que ha aprendido a trascender los conceptos de éxito y fracaso.
.- ¿Por qué nos cuesta reconocer nuestros fallos?
Porque ello es incómodo, porque implica ponerse en duda a uno mismo, aceptar las propias limitaciones, aceptar nuestra imperfección y nuestra naturaleza falible. Eso es verdaderamente difícil, porque significa mirarnos con honestidad y reconocer aquellos aspectos de nosotros mismos que menos nos gustan.
Creo que las personas que más avanzan en cualquier ámbito de la vida son aquellas que han aprendido a observarse con honestidad, que reconocen y se reconocen, también en sus miserias, que se dan espacio para ser de una manera completa y después se ponen a trabajar para mejorar, pulir, desarrollarse, crecer acogiendo sus luces y sus sombras, sus ‘aciertos’ y ‘errores’ sabiendo que la vida es un camino de evolución constante.
.- Para un niño de 6 años, ¿Cómo le explicarías la espiritualidad?
Quizás deberíamos preguntarle al niño y escuchar con atención. Probablemente nos contestaría con menos prejuicios, con menos ideas preconcebidas. Tal vez el niño de 6 años pueda enseñarnos mucho más de lo que pensamos sobre lo que es la espiritualidad. Los niños son grandes maestros a los que en demasiadas ocasiones prestamos poca atención.
.- ¿Qué consejo nunca olvidarás?
“Vive y deja vivir” es una frase que me resuena muchísimo. Nadie nos pertenece, nadie nos adeuda nada, y nadie es responsable de llenar aquello que vivimos como carencia. Cuesta mucho aceptar que cada uno es responsable por completo de su vida, que cada uno es libre y que cada cual está en su camino y en su proceso y que debemos, por tanto, escuchar más, respetar más, juzgar menos y no intentar cambiar constantemente a los demás, no intentar amoldarlos permanentemente a nuestras exigencias. Lo mismo sirve en sentido contrario.
.- ¿Quién es una persona exitosa?
Para mí el éxito o la idea del éxito es algo personal e intransferible, no existe una definición y no hay una fórmula objetiva, universal e infalible. Quien venda esa fórmula objetiva y universal como verdad absoluta es un farsante, esa es una opinión desde mi experiencia. Para mí, y aclaro, es mi visión personal, el éxito o el sentirse exitoso es la consecuencia de un camino de coherencia, de congruencia interna. Ser una persona exitosa en mi opinión tiene que ver con vivir de acuerdo con tus propios valores, estar en el camino de mejora y aprendizaje constante y vivir conectado profundamente con uno mismo y con los demás, intentando aportar algo constructivo al mundo y a las personas que te rodean más allá de la valoración de un resultado puntual. Y vuelvo a insistir, es algo personal y opino siempre desde mi experiencia. Cada cual debe hallar su propia definición, su propia fórmula, andar su propio camino.
.- Acaba la frase…El talento sirve para… ¿Por qué dicen que hay crisis de talento?
El talento sirve para crear, para transformar, para construir. Quizás, quienes afirman que hay crisis de talento es porque no se han parado a mirar a su alrededor con atención, y porque el talento, si no sirve a unos intereses concretos, no es considerado como tal. Yo veo talento por todas partes, hasta en las situaciones más cotidianas y más aparentemente insignificantes. Desde mi experiencia, y si lo trasladamos por ejemplo al ámbito de la empresa o al ámbito artístico, veo cada día a personas mediocres dirigiendo proyectos en los que no se valora el talento, incluso se censura y se aparta porque se teme perder el propio status de poder, se teme dar alas a todos aquellos que con sus planteamientos empujan a cuestionar, a poner en duda, a trascender modelos obsoletos para evolucionar hacia nuevos paradigmas que asustan mucho a los que gozan de una posición cómoda.
También veo a personas con muchísimo talento que no creen en sí mismas, no creen en sus habilidades y capacidades y siendo brillantes se encuentran con muchas dificultades para salir adelante.
.- ¿Tienes una vida feliz?
Pues siento que soy una persona feliz, sí. Hablo de felicidad en un sentido profundo que va más allá de momentos puntuales, es una felicidad de fondo que está en todo, incluso en las experiencias menos agradables. Ser feliz no implica que mi vida sea un camino de color de rosa, en absoluto. Hay dolor, hay sufrimiento, hay conflicto, hay pérdida, hay limitaciones, como en la vida de cualquier persona, pero he tomado  la firme resolución de aprender de toda vivencia, de crecer, de expandirme a través de todas esas experiencias. Y por supuesto, hay también multitud de cosas por las que agradecer estar vivo cada día.
Si tuviera que definir la felicidad de alguna manera la asemejaría a esa sensación de autorrealización y de sentido profundo que siento en mi día a día en todo lo que vivo, experimento, siento y hago a través de mis relaciones, de mi trabajo, de mis aficiones y de cualquier ámbito de mi vida.
.- ¿Cuál es tu palabra favorita?
No tengo ninguna en especial, pero palabras que me gustan y que definen un poco mi personalidad serían: amistad, comunicación, pasión, aventura, creación, revolución, silencio, armonía, honestidad, optimismo, …
.- Una reflexión para los lectores del blog.
La vida es solo una, vívela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada