domingo, 25 de septiembre de 2016

La agitación, la precipitación o la brusquedad no son buenas compañeras para la reflexión necesaria, mientras que la serenidad es siempre buena consejera para conectar con la lucidez que nos lleva a la comprensión que alumbra escenarios, posibilidades y acciones ante la incertidumbre. Serenidad, reflexión, comprensión, acción; esa es la cadena de valor. Mucha felicidad y buen fin de semana a todos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada