viernes, 14 de octubre de 2016

Cómo decide el cerebro entre lo que es relevante y lo que no

http://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20161014/41970848967/cerebro-decide-informacion-relevante-irrelevante.html 
  • Investigadores de la Universidad de Nueva York ofrecen una nueva teoría sobre cómo el cerebro elige entre lo que nos interesa y lo que es irrelevante
Cómo decide el cerebro entre lo que es relevante y lo que no
 
Facebook, Whatsapp, Twitter, Telegram, Instagram, Snapchat, el mail, y otras tantas apps envían notificaciones y novedades constantemente a nuestros móviles. Las alertas, las vibraciones y los sonidos que producen estos datos se suman a la información que nos llega a través de la radio, la televisión y los diarios en papel y digitales.
Cada vez resulta más complicado ignorar lo intrascendente y quedarse con lo relevante. Es común que todo llame nuestra atención y perdamos la concentración con facilidad. Pero nuestro cerebro tiene mecanismos que nos hacen más hábiles a la hora de focalizar la atención en lo que realmente nos interesa.
“Es fundamental para nuestra vida diaria que nuestro cerebro procese la información más importante de todo lo que se nos presenta” asegura Xiao-Jing Wang, profesor de Neurología en la Universidad de Nueva York y autor de un estudio que ha logrado explicar este proceso de manera más detallada.
Cómo se filtra la información
Una simulación por ordenador, en la que se recreaba el sistema neuronal que dirige la información a través de nuestro cerebro, ha logrado dar con la clave del asunto: las neuronas inhibitorias tienen un papel más complejo en el proceso de filtración de la información de lo que se suponía hasta ahora.
Las neuronas inhibitorias son responsables de las respuestas a los estímulos neurológicos entrantes y trabajan para equilibrar a las neuronas excitadoras, cuyo objetivo es estimular la actividad neuronal. Así, regulan nuestra capacidad para identificar qué información es útil y cuál no y consiguen, además, que ésta ultima llegue al cerebro sin interferencias.
Durante la primera fase, el cerebro determina qué información es importante en función del contexto de la persona y del propio bagaje cerebral. Aquí, influye mucho lo que hayamos visto y aprendido con anterioridad, pues ello condiciona en gran medida la manera en que percibimos nuestro entorno.
.
. (.)
En la segunda fase aparece el gran descubrimiento. El cerebro activa un circuito neuronal que deja pasar la información recibida por unas vías específicas según el tipo de estímulo que produce.
Las puertas que filtran el flujo de datos son las dentritas –componentes de las neuronas que reciben los estímulos externos–. Antes de esta investigación, se sabía que desempeñaban un papel fundamental en la transmisión de impulsos de neurona en neurona, pero no se conocía exactamente de qué manera lograban conducir la información.
Incluso el más anodino e irrelevante de los estímulos da lugar a un sofisticado proceso dentro de nuestro cerebro”
Gracias a la simulación, los investigadores descubrieron que las dentritasson también responsables de las entradas en vías individuales, como las relacionadas con la visión y el olor: estimulan ciertas neuronas e inhiben el funcionamiento de otras.
Los datos que recibimos pasan por una u otra en función de la importancia que el cerebro de cada persona haya otorgado en la primera fase a la información.
.
. (.)
El estudio pone de manifiesto que el recorrido de la información por el cerebro es mucho más complejo de lo que se pensaba hasta ahora. Incluso el más anodino e irrelevante de los estímulos da lugar a un sofisticado proceso dentro de nuestro cerebro.
Simplificar la realidad, tan variable y múltiple, es una tarea tan compleja como necesaria para nuestra supervivencia, pues nos permite situarnos en el mundo, adaptarnos a él y, en la medida de lo posible, otorgarle un sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada