domingo, 2 de octubre de 2016

¿Es posible detectar emociones usando señales wireless?

http://www.ticbeat.com/cyborgcultura/es-posible-detectar-emociones-usando-senales-wireless/ 
Emociones WiFi

Mucho se ha hablado de la detección de emociones mediante el reconocimiento facial. Pero ahora llega una tecnología mucho más precisa, basada en las ondas inalámbricas.
¿Puede la tecnología adivinar cómo se siente una persona en realidad?Para psicólogos como Freud, poder bucear en las emociones y pulsiones más profundas de los individuos era el gran anhelo de toda su vida. Ahora, científicos del MIT han logrado hacer realidad este sueño y desarrollar un dispositivo capaz de detectar las emociones de las personas, incluso aunque traten de ocultar las expresiones habituales de la alegría o el odio en su rostro.
Y es que, en el mercado ya existen varias herramientas que permiten detectar emociones en los rasgos faciales de los individuos, monitorizando los movimientos de la boca y los ojos (entendidos en su globalidad, incluyendo las cejas o los párpados) con una cámara y procesando los datos con un algoritmo de machine learning. Pero, al igual que ocurre con los detectores de mentiras, un usuario entrenado no tiene más que ocultar este tipo de manifestaciones para que el sistema no sea capaz de entender su estado emocional. Y ni tan siquiera eso: una sonrisa puede fácilmente ocultar una frustración, al igual que una cara de póquer puede enmascarar una mano ganadora.
Sin embargo, el dispositivo -llamado EQ-Radio- al que nos referimos no se basa en este tipo de datos, sino que se basa en variables mucho más complicadas de manipular: los latidos del corazón y la respiración. En ese sentido, los investigadores del Laboratorio de Inteligencia Artificial (CSAIL) de la prestigiosa universidad norteamericana MIT han utilizado ondas inalámbricas para medir los cambios más sutiles de respiración y pulso cardíaco,determinando con un 87% de precisión si el sujeto está excitado, feliz, enfadado o triste.
Todo ello sin tener que poner ni un sólo sensor en el cuerpo, lo cual facilitará la labor a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado o al personal sanitario, entre otros colectivos públicos. A su vez, estudios de cine y agencias de publicidad podrán conocer las reacciones reales de sus espectadores en tiempo real y sin molestos cuestionarios o entrevistas posteriores, métodos además mucho menos precisos. O, elevando esta tecnología al futuro Internet de las Cosas, podría emplearse para que nuestra casa o nuestro coche detecten nuestro estado de ánimo de forma automática y adapten la música, temperatura o luminosidad para hacernos sentir mejor o acompañarnos en nuestro momento de euforia.
Utilizando señales inalámbricas que se reflejan en el cuerpo de las personas, el dispositivo mide los latidos del corazón con la misma exactitud que un monitor de electrocardiografía, con un margen de error de aproximadamente el 0,3 por ciento. Posteriormente, un sistema inteligente estudia las formas de onda dentro de cada latido del corazón para que coincida con el comportamiento tipo de un individuo en cada uno de los estados de ánimo a analizar.
Estas medidas son las que permiten a EQ-Radio detectar la emoción. Por ejemplo,una persona cuyas señales se correlacionan con baja excitación y un afecto negativo es más probable que sea etiquetado como triste, mientras alguien cuyas señales se correlacionan con alta excitación y un afecto positivo probablemente será etiquetado como excitado. Los científicos reconocen que las correlaciones exactas varían de persona a persona, pero son lo suficientemente consistentes para obtener una precisión casi perfecta en estos particulares diagnósticos.

Más fiable que el reconocimiento facial

Los investigadores del MIT que han descubierto esta tecnología decidieron, como es menester, comparar esta innovación con otras técnicas empleadas en la actualidad para medir las emociones. Para ello, llevaron a cabo estudios comparativos con la API Emotion de Microsoft, un sistema que reconoce las emociones a partir de las expresiones faciales, como anteriormente se ha descrito.
Los resultados fueron contundentes: EQ-Radio, empleando su tecnología de ondas inalámbricas, fue mucho más preciso a la hora de identificar la alegría, la tristeza y la ira en los sujetos de prueba. A su vez, ambos sistemas fueron igual de fiables a la hora de gestionar las emociones neutras, ya que la ausencia de emocionalidad en un rostro es mucho más fácil de detectar que su presencia.
Los creadores de esta disruptiva tecnología han optado por un spin-off -Emerald-, compañía que produce actualmente un detector wireless de caídas para ancianos que no se valen por sí mismos, para ser la encargada de poner en el mercado esta herramienta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada