miércoles, 12 de octubre de 2016

“La inteligencia busca, pero quien encuentra es el corazón”. George Sand.

https://principiodeuncomienzo.wordpress.com/2016/10/12/entre-lo-que-vemos-y-lo-que-sentimos/ 

coherenciaTodos los problemas que tiene la sociedad, todos los problemas que creemos que tenemos, todos los libros que lees de motivación, todas las conferencias que asistes, tienen una cosa en común…
¿Cuál?
Que nos hablan del gran problema de esta sociedad.
¿Y cuál es?
Cuando nos encontramos en el precipicio que produce en cómo vemos el mundo y cómo resulta qué es en realidad. Es el conflicto entre lo que hay entre tu mente y lo que tu mente está encontrando fuera de la cabeza.
A todos nos gustaría creer una cosa y encontrárnosla tal cual la pensamos, fuera de nuestra casa. Pero las cosas no son así.
Cuando creemos que estamos en “coherencia” entre lo que pensamos y lo que nos encontramos fuera de nuestra mente, todos los libros, conferencias, artículos que leamos, nos servirán como herramientas para fortalecer nuestra vida, y alcanzar las metas que nos propongamos.
Cuando nos dicen que el desarrollo personal, que la motivación o el liderazgo, por muchos libros que has acudido, conferencias que has asistido, no han servido, que todo es un vende humo, (que habrá situaciones que sí lo sean). ¿Qué pasa?
Que en realidad, hasta que no seas coherente contigo mismo, nada te servirá.
Ya he hablado de una palabra muy importante para mí. COHERENCIA.
Sin coherencia, no vamos a ningún lado. Bueno sí, a no parar de preguntarnos ¿Por qué me pasa lo que me pasa?
Y aquí viene otra palabra importante, TOLERANCIA.
Conozco a muchas personas que se han hecho la pregunta, que anteriormente te comentaba.
No paraban de preguntarse, por qué sentían lo que sentían, por qué les pasaba siempre las mismas situaciones… Pero en vez de indagar y ser coherentes consigo mismo, descubriendo el PORQUE de sus emociones, deciden seguir su vida, esperando que todo pase. Creyendo que todo es una locura transitoria.
Tenemos que ser tolerantes con esas personas. Piensas que la vida será mejor para ellos así, obviando que tienen algo que resolver y dejándose llevar por lo que estaban haciendo hasta el momento que pararon y se dieron cuenta de sus emociones.
Seamos tolerantes. Pero te digo una cosa, por mucho que quieras escaparte de la vida, siempre te pondrá la misma situación o parecida, para que pares e indagues de ti.
Por mucho que quieras, no vas a escapar. Te lo digo en primera persona, que es así.
Pero si aún así, optas por seguir con tu vida rutinaria e intentar no descubrir, el por qué de esos lloros, insomnio o nerviosismo… Seamos tolerantes y dejemos que sigan su vida.
Al igual que hay gente que opta por obviar esas sensaciones. Hay otros que dan un paso adelante, y como buenos aventureros se adentran en la jungla de las emociones desconocidas.
También tenemos que ser TOLERANTES con ellos. ¿Por qué?
Quieren conocerse, saber quiénes son, que propósito llevan dentro de ellos, romper las cadenas que sienten que siempre han llevado… Quieren ser felices… Si como tú, pero lo que pasa, es que no les dejas serlo, les dices que será imposible, que se dejen de locuras, de tonterías y de chorradas… Que sigan con su vida como lo estaban haciendo hasta entonces.
¿Quién eres tú para decidir sobre una vida?
coherenciaSi realmente esa persona te importará tanto, no la condenarías con tus pensamientos a la duda, al miedo o a la resignación… Porque la verdad esa persona que quiere dar el paso, en cuestión de confianza, no está muy allá por mucho que esté motivada para dar el paso… Pero si además gente que la quiere, le pone el pie para que caiga antes de empezar a andar… Pues su confianza, fe e iniciativa, se desmoronaran antes de empezar.
Así que seamos tolerantes, con quien quiere conocerse de verdad, con quien quiere dar el paso y mostrarse tal cual siente que es , con quien quiere ser simplemente ÉL MISMO en cualquier faceta de la vida, POR FAVOR.
Cuando una persona es coherente consigo mismo, es más consciente.
Consciente en lo que siente, consciente en que mañana no sabrá que habrá y tiene que exprimir las 24 horas que la vida le ha dado, conscientes que el silencio les da más información que el ruido diario, consciente de que has venido a esta vida a hacer algo más que un trabajo de 8 horas que no te hace feliz…consciente de sus sentimientos.
Estarán confundidos o no (¿Quiénes somos nosotros para decir el qué sobre una persona?), pero son coherentes con ellos mismos. Y seamos claros, es lo que siempre hemos soñado, eso es la felicidad. COHERENCIA.
Cada día descubren un regalo que la vida les da, una sonrisa que habían pasado por alto o la chispa que tiene en los ojos esa persona con la que siempre estaban todos los días hablando o que son capaces de hacer cosas hasta ahora impensables.
Sintamos más.
Da miedo sentir, y sobre todo emociones que hemos ocultado o hasta ahora desconocidas. Estoy de acuerdo contigo, da mucho miedo.
Vivámoslas sin tapujos, todo nos iría mucho mejor.
Pero dejemos de buscar respuestas, herramientas fuera de nosotros, cuando a través de las emociones, las encontraremos. A través de ellas, viviremos en coherencia, seremos tolerantes con gente que está pasando lo mismo que nosotros y te aseguro que todo sería mucho mejor.
Te estoy proponiendo que comencemos una revolución, en la que vivíamos nuestras emociones sin tapujos.
Pero es que una revolución hace falta mucha gente, es que somos una parte pequeña de la sociedad…”
Como bien decía Javier Iriondo, TÚ y YO también somos la sociedad… Así que si queremos una nueva sociedad, empecemos la revolución por nosotros mismos.
¿Te apuntas? ¿Cuándo lees libros, que esperas te solucionen la vida, estás siendo coherente contigo mismo? ¿Sabes que te pasa y aún así obvias investigar más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada