lunes, 4 de julio de 2016

"A los 'emprendedores vocacionales' desde la ciencia les aconsejo que persigan sus sueños"

http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=66840&origen=notiweb&dia_suplemento=lunes 
Entrevista a Isabel Portero Sánchez. CEO / CTO de Biohope. Accésit Premio madri+d a la Mejor Empresa de Base Tecnológica.

FUENTE | madri+d


1.- ¿Cuál es el origen de su empresa?

La idea surgió en un avión, en el vuelo de regreso desde Basilea donde rechacé un trabajo en una gran corporación farmacéutica, porque tenía la ilusión de crear un proyecto de Biomedicina desde cero. Después de ese día encontré a mucha gente por el camino que ayudó hasta que el proyecto pasó de ser una mera 'idea' a materializarse como empresa. Hubo muchos viejos amigos que conocí en anteriores trabajos que contribuyeron a ello de forma importante y sin los cuales Biohope no hubiera sido posible. En cuanto a las instituciones, daría una mención especial a la aceleradora 'StartUp Alcobendas' donde el proyecto tuvo acceso a recursos que se han demostrado críticos para convertirlo en una empresa de base tecnológica.
Javier Dotor, director científico, Verónica Sánchez, técnico de laboratorio e Isabel Portero, CEO / CTO de Biohope
Javier Dotor, director científico, Verónica Sánchez, técnico de laboratorio e Isabel Portero, CEO / CTO de Biohope
2.- ¿Qué tecnología han desarrollado y aplicado?

Nosotros partimos de la tecnología celular para nuestros desarrollos, aunque con el tiempo se han añadido otras tecnologías como la proteómica. En este momento estamos desarrollando dos productos:

SOFTWARE diagnóstico para su utilización en el point of care para la identificación temprana de pacientes que mostrarán rechazo crónico para tener la oportunidad de ajustar 'a tiempo' la medicación del rechazo y disminuir considerablemente las posibilidades de que se pierda el riñón trasplantado por esa causa, así como permitir la retirada progresiva de la medicación inmunosupresora a los pacientes que han desarrollado tolerancia y no la necesitan.

Bioensayo a partir de muestra convencional de sangre de paciente para adecuar de una manera personalizada la terapia inmunosupresora de pacientes trasplantados.

3.- ¿Cuándo es necesario un producto o servicio de estas características? ¿A qué tipo de usuarios está dirigido y que beneficios reporta su utilización?

Los profesionales involucrados en el trasplante renal actualmente carecen de suficientes procedimientos diagnósticos y pronósticos para ajustar la medicación del rechazo de los pacientes portadores de un trasplante renal. Por lo tanto, es una necesidad no cubierta por las actuales alternativas que están tanto en el mercado como en desarrollo. El uso combinado de los productos de Biohope en la toma de decisiones de los departamentos de trasplante renal, permitiría personalizar la medicación que se utiliza para prevenir el rechazo con un impacto económico y sanitario extraordinario:

Un 50% de los riñones trasplantados tienen que ser retirados en un promedio de 10 años debido habitualmente a rechazo crónico. Esta situación conduce a un regreso a la diálisis y posteriormente al retrasplante, que se estima a nivel de costes en 138.000 euros por paciente sólo en el primer año y cuyas tasas de fracaso son considerablemente más altas que en la primera operación. La implementación de los productos de Biohope en solo un 1% de los pacientes a nivel mundial supondría un ahorro de billones y permitiría la supervivencia de miles de riñones trasplantados, con el consiguiente impacto en la calidad de vida de los pacientes.

Retirada de inmunosupresores no necesarios en aproximadamente un 10% de pacientes que muestran algún grado de tolerancia al riñón trasplantado. Considerando que la estimación conservadora de coste de inmunosupresión en un año es de 8.000 euros. Utilizar en el futuro el software de diagnóstico de Biohope implicaría igualmente un ahorro muy importante a las Administraciones Públicas y evitaría muchos efectos secundarios importantes a pacientes que no necesitan tanta medicación para evitar el rechazo.

Ajuste personalizado de la medicación inmunosupresora (para evitar el rechazo) a cada pacientedependido del grado y tipo de respuesta de sus células del sistema inmunitario a los medicamentos inmunosupresores. Nosotros estudiamos el grado y tipo de respuesta, llamada 'perfil de respuesta inmune', mediante el Bioensayo que estamos desarrollando, lo cual permitiría seleccionar los medicamentos más eficaces a cada paciente en concreto.

4.- ¿Puede integrarse con otras tecnologías y/o en otros sistemas o productos?

Sí, de hecho cuando esté finalizado su desarrollo, el software no será más que un sistema de análisis combinado y ponderado de los resultados obtenidos con diversas tecnologías ya presentes en los hospitales en los que se realiza trasplante renal. De hecho, su gran ventaja es que permitiría 'exprimir' la información que ya existe en los hospitales sobre los pacientes trasplantados para evaluar su riesgo de rechazo o la posibilidad de haber desarrollado tolerancia al trasplante, sin necesidad de que la Administración Pública tenga que comprar e implementar en los hospitales nuevos y costosos aparatos.

5.- ¿Cree que el entorno para la creación de empresas desde las universidades e instituciones científicas ha mejorado en los últimos años?

Nuestro proyecto no nació realmente en una Universidad, en este sentido es muy atípico, pero nos consta que las facilidades para crear empresas de base tecnológica desde la Universidad o el CSIC han mejorado muchísimo en los últimos años. Desde luego es evidente el esfuerzo de la Administración Pública para que proyectos como éste puedan salir adelante, con programas como el Neotec del CDTI, becas Torres Quevedo, etc... Afortunadamente esto se suma a la aparición en España de un 'ecosistema emprendedor', que en comparación con la situación de hace 20 años, facilita bastante la comprensión de modelos como el nuestro por parte de bancos, inversores, Organismos Públicos de Investigación, Fundaciones, etc... En nuestro caso queremos destacar el apoyo ofrecido por el CDTI y por la Fundación madri+d, que está siendo muy relevante en nuestro desarrollo.

No obstante lo dicho, queremos destacar la cantidad de buenos proyectos que se quedan en un cajón por falta de financiación. Nunca se insiste lo suficiente en la necesidad de invertir en I+D+i, concretamente aquella investigación aplicada que revierte en avances sociales y al mismo tiempo entra en mercados ávidos de buenas soluciones. Debido al perfil de empresa que se crea en torno a esta investigación, los puestos de trabajo que se generan y la cultura empresarial, es el tipo de tejido empresarial que realmente hace avanzar un país a niveles cualitativamente mejores.

6.- ¿Qué consejo le daría a alguien que quiera emprender desde la ciencia y la tecnología?

Para emprender hay que asumir muchos riesgos personales que al principio pueden no ser tan 'aparentes', pero hay que prever. Por ejemplo, la propia legislación sobre la figura del autónomo no facilita mucho las cosas. Hay que renunciar a ciertos derechos sociales como la indemnización por despido, la cobertura de paro razonable, etc... Probablemente por este motivo cuando se plantea la posibilidad de crear una 'spin-off' o EIBT desde un centro público, son pocos los científicos que dejan su trabajo para integrarse en la empresa. La mayoría se mantienen como 'consejeros' / accionistas y se suele contratar un equipo ad hoc que desarrolle el trabajo empresarial. Este modelo no me parece ni malo ni bueno, depende del caso concreto, pero sí es verdad que puede generar problemas y tensiones a medio plazo por numerosas razones, así como errores de gestión por desconocimiento profundo del producto. De hecho, un gran avance desde la Administración Pública sería precisamente suavizar las duras condiciones sociales de los autónomos para favorecer la creación de un tejido empresarial basado en el conocimiento, en el que los profesionales de la ciencia y la tecnología que proceden del mundo académico o de la industria no perciban como heroica la tarea de dejar su trabajo público, o su buen puesto en una corporación industrial, para convertirse en empresarios tecnológicos.

A pesar de lo mencionado, a aquellos que se sientan 'emprendedores vocacionales' desde la ciencia, les aconsejo que persigan sus sueños y no se desalienten ante los primeros 'golpes' que sin duda va a recibir el proyecto. Siempre que mantengan una confianza realista en lo que están haciendo, aunque el camino no es fácil, merece la pena porque desde luego es fascinante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada