lunes, 4 de julio de 2016

"Crear una empresa de base tecnológica es una gran oportunidad para cambiar el mundo a mejor"

http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=66838&origen=notiweb&dia_suplemento=lunes 
Entrevista a Enrique Samper. Presidente y Consejero Delegado de NIMGenetics. Mención Especial a la Trayectoria Empresarial.

FUENTE | madri+d 
1.- ¿Cuál es el origen de su empresa?

La idea me surgió en 2003-2005 cuando estaba terminando mi etapa de investigación postdoctoral en el Buck Institute for Aging Research en California. Tuve la suerte de tener a Simon Melov de jefe, un visionario de la genómica en aquellos años. Allí vi la aplicación de los primeros microarrays de alta densidad al campo de la genética, de estudiar un gen a estudiar 20.000, a la vez. De hecho hacíamos nosotros los microarrays en el laboratorio con una impresora en placas de cristal avanzadísima para la época. Como anécdota, estuvimos reunidos con la que actualmente es la empresa líder mundial de la genómica, Illumina, que hoy cotiza en bolsa por un valor de 20.000 millones de dólares. En aquella época, en 2004, era una startup mediana como lo es hoy NIMGenetics. En San Francisco tuve la visión de que había una oportunidad clarísima de ofrecer ésta tecnología puntera de laboratorio de I+D al campo de la medicina. Fue una visión muy potente, algo que no puedes dejar pasar; había que intentarlo, incluso si no tenía éxito.
Enrique Samper. Presidente y Consejero Delegado de NIMGenetics.
El inicio de la empresa tiene lugar más tarde en una conversación entre el Dr. Juan Cruz Cigudosa del CNIO (Co-fundador y hoy Director Científico de NIMGenetics) y yo mismo, que en aquel momento, agosto de 2007, estaba trabajando de Junior Group leader en el CNIC. Mi propuesta concreta: aprovechar nuestro conocimiento científico/técnico de la genética para dar un servicio puntero y de calidad a los médicos especialistas que lo necesitaran, con las últimas herramientas de la genómica, donde Juan Cruz y su equipo, son especialistas y tienen un gran conocimiento. Él estaba de acuerdo con el proyecto, pero no había dado el paso ya que existe un importante abismo entre el científico de laboratorio y el mundo de la empresa. No había más tiempo que perder, lanzamos el proyecto NIMGenetics.

Nos reunimos con la Fundación madri+d de inmediato y les contamos la idea, y a través de ellos recibimos el apoyo del Instituto de Empresa para hacer el primer plan de negocio en el otoño de 2007, con Nítida Pastor una directiva de la industria farmacéutica y tutora del IE. Después de las primeras conversaciones, incorporamos más socios al proyecto NIMGenetics, como la doctora Sara Álvarez (Director Médico) y el doctor Javier Suela (Director Técnico) dos grandes profesionales. Además, se incorporaron nuevos socios con experiencia en gestión empresarial. Un proyecto de este calibre y en un campo tan sumamente dinámico, necesita un equipo multidisciplinar si quieres tener oportunidades de éxito.

Constituimos NIMGenetics ante notario el 18 de febrero de 2008 y empezamos a tener actividad comercial en julio 2008. La inauguración fue el 11 septiembre de ese mismo año, con la presencia del secretario de Estado de Ciencia e Innovación, el profesor Carlos Martínez-Alonso y otros miembros destacados de Educación e Innovación de la Comunidad de Madrid. Fueron momentos emocionantes y también muy duros, trabajando 8 o 9 horas al día en la dirección de un pequeño grupo de investigación, publicando artículos científicos. Por las noches y durante los fines de semana y vacaciones, trabajábamos en el lanzamiento de la empresa.

Que Lehman Brothers quebrara el 15 de septiembre de 2008, creando una gravísima crisis financiera mundial, nos puso las cosas más difíciles todavía, justo en el momento que teníamos menos recursos. Pero gracias a nuestros ahorros, créditos personales y demás aportaciones de los familiares y amigos llegamos al siguiente hito, el CDTI, entidad que nos concedió nuestro inicial crédito para realizar el primer microarray de diseño prenatal para el diagnostico de 96 síndromes genéticos en ADN de líquido amniótico. Nos endeudamos por más de 200.000 euros, pero ese año facturamos 50.000 euros en 6 meses de actividad. Estábamos en marcha.

Hasta el año 2010 la empresa creció despacio porque los co-fundadores estábamos trabajando a tiempo parcial en la empresa y no contábamos con los recursos necesarios para contratar a un equipo directivo. En enero de 2011, decidí dejar la investigación básica para dedicarme en exclusividad a nuestra empresa y profesionalizar la parte empresarial. Es casi increíble que llegáramos a facturar más 700.000 euros en 2011 sin un equipo comercial, todos vendíamos. A partir de 2012 la empresa la empresa empezó a profesionalizar su gestión, contratando directivos, y a crecer su facturación a un ritmo del 100% anual. Hoy facturamos más de 500.000 euros al mes y seguimos creciendo.

2.- ¿Qué tecnologías han desarrollado y aplicado?

NIMGenetics empezó siendo líder en el diseño y aplicación de los microarrays específicos para el diagnostico genético prenatal, postnatal, oncológico y de células madre. Desde el año 2008 estamos innovando en esta tecnología y somos los partners Europeos más punteros de la multinacional Agilent Technologies.

Posteriormente, en junio de 2012 fuimos la primera empresa en hacer el diagnostico genético prenatal no invasivo, substituyendo la mayoría de las amniocentesis, bajo la marca TRISONIM, con la colaboración estrecha de la mayor empresa de servicios de secuenciación masiva del mundo, BGI.

A finales de 2013, fuimos la primera empresa española en aplicar la secuenciación masiva del exoma completo de 20.000 genes mediante la realización del exoNIM TRIO, con una certificación especifica y máquinas de la multinacional Thermo Fisher, con nuestros protocolos de análisis y creando bases de datos propias. Hoy hay más de 110 exomas específicos para muchas especialidades médicas.

Este año estamos preparando el lanzamiento de otros productos muy innovadores para mejorar la salud de las personas.

El área de la genética evoluciona rapidísimamente y NIMGenetics está lista para incorporar la innovación y lanzar productos punteros, continuamente. En este campo o innovas rápido o te estancas, y lentamente dejas de ser competitivo hasta la obsolescencia. Para ser relevante en este sector, tienes que ser muy innovador y ejecutar muy bien el negocio, contratar a las personas adecuadas y además dar la mejor calidad de servicio. Somos una selling company y queremos liderar el sector para ofrecer el mejor servicio a la sociedad y a los médicos.

3.- ¿Cuándo es necesario un producto o servicio de estas características? ¿A qué tipo de usuarios está dirigido y que beneficios reporta su utilización?

NIMGenetics ha creado productos para mejorar el diagnóstico en genética clínica en varias especialidades: prenatal y medicina reproductiva, neurología, pediatría, dermatología, vascular, inmunología, otorrinolaringología, digestivo, hematología, endocrinología, nefrología, oncología y células madre.

En general utilizamos dos tecnologías: los microarrays para ver defectos en los cromosomas y la secuenciación de nueva generación o NGS, para analizar los exomas completos y ver mutaciones pequeñas. Muchas veces utilizamos los dos métodos porque son complementarios.

Estos tipos de análisis están dirigidos a aquellas personas que tengan alguna condición específica como un retraso de desarrollo, trastornos de espectro autista, una malformación, una epilepsia o una sintomatología compatible con una posible enfermedad genética o síndrome genético. Las pruebas siempre deben ser solicitadas y firmadas por los médicos especialistas que llevan el caso clínico. Las pruebas oncológicas como OncoNIM seq, o paneles específicos para cáncer de colon y pulmón o pruebas de FISH diseñadas por NIMGenetics, deben ser solicitadas por el oncólogo, el genetista o el patólogo.

TRISONIM, nuestra prueba prenatal no invasiva, debe hacerse siempre que haya riesgo de síndromes genéticos como el Síndrome de Down, Edwards, Patau y otros menos comunes pero muy graves llamados síndromes de microdeleción. Este riesgo está asociado a la edad de los padres y también a marcadores bioquímicos y ecográficos fuera de lo normal en el triple screening, aunque puede aparecer de novo, sin causa conocida.

En general, el riesgo de tener un problema de esta naturaleza aumenta rápidamente con la edad en el momento de la concepción a partir de los 30-32 años. En la gran mayoría de los casos la prueba TRISONIM evita tener que realizar la amniocentesis y no tiene ningún riesgo para la madre ni el feto en desarrollo. Afortunadamente, casi el 99% de los casos son negativos y están genéticamente bien. Incluso ha habido casos en que parecía que había un problema serio detectado con otras tecnologías y en NIMGenetics, a través de esta prueba y/o con el array KaryoNIM prenatal, lo hemos descartado. Es la ventaja de tener un laboratorio puntero con grandes profesionales.

4.- ¿Puede integrarse con otras tecnologías y/o en otros sistemas o productos?

Si, por supuesto, estas tecnologías son complementarias con otras más básicas de genética como el cariotipo o la secuenciación Sanger. La diferencia está en la rentabilidad diagnóstica, en el porcentaje de casos que se encuentra y define con exactitud el problema, y en la velocidad del diagnostico. Por ejemplo, en los casos de genética postnatal, el cariotipo tarda entre 2 y 3 semanas y sólo encuentra la causa de problema genético, en aproximadamente 1-2% de los casos. Con la tecnología de NIMGenetics, podemos llegar a encontrar y diagnosticar correctamente el problema en más del 50% de los casos, ahorrando multitud de pruebas a los pacientes, al sistema sanitario y minimizando mucho los tiempos.

A menudo el diagnóstico mediante NGS es muy difícil, ya que se trata de encontrar una mutación de una letra del código genético, entre 30-60 millones posibles; muchas veces la mutación o variante es desconocida para la medicina. De momento estamos centrados en analizar el 1-2% de la parte del genoma humano (exoma) donde están el 85% de los genes y luego interpretamos esa información para que sea útil al médico. No es una tarea sencilla, pero ahorra muchísimos costes al sistema de salud y mucho tiempo al médico. La alternativa es ir prueba a prueba.

5.- ¿Cómo ha evolucionado la empresa desde que la crearon y cómo la ve en los próximos 10 años?

Hemos pasado de tener dos empleados en 2008, a más de 65 personas en dos continentes. Empezamos y seguimos en el Parque Científico de Madrid, en el campus de la Universidad Autónoma de Madrid. Tenemos un gran equipo, esa es la clave del crecimiento. Contamos con directivos con más de 20 años de experiencia en las diferentes áreas empresariales, más de 20 doctores y genetistas y una fuerza comercial muy importante. NIMGenetics crece muy rápido; cada mes contratamos a alguna persona mínimo.

En Latinoamérica tenemos una oficina en Méjico, distribuidores en Colombia, y Paraguay y un laboratorio y consulta clínica en Sao Paulo, en Brasil. Esperamos seguir creciendo y mejorar nuestros servicios.

Los próximos 10 años van a ser increíbles para el sector y para nosotros. Se estima que el sector de la genética crezca más de 15 veces en los próximos 10 años. Hoy en día sólo el 3% de la población se hace un diagnóstico genético a lo largo de su vida. Nuestra previsión es que en 10 años prácticamente el 100% de la población se realice un estudio genético y muchos serán anuales como en el caso de los pacientes oncológicos.

Estamos siendo parte de una revolución. De la revolución genética de la medicina y la salud, es muy excitante, un momento singular.

6.- ¿Cree que el entorno para la creación de empresas desde las universidades e instituciones científicas ha mejorado desde que nació NIMGenetics?

Sin duda alguna ha mejorado y mucho. Ya hay diferentes ejemplos y conocimiento del sector por el ecosistema. El emprendimiento desde las instituciones científicas y universidades está muchísimo mejor visto, la sociedad apoya el emprendimiento mucho más y además la situación económica ha mejorado significativamente con respecto a 2008. Las universidades, centros tecnológicos y fundaciones son una parte fundamental del ecosistema del conocimiento, pero no necesariamente hay que crear spinoffs. Ahora hay más inversores dispuestos a invertir en empresas tecnológicas y los bancos apoyan a las empresas innovadoras que tengan equipos profesionales de gestión, porque saben que van a crecer, y necesitan nuevos clientes.

La primera etapa en el año 2008-2011 fue durísima, no podíamos ni pagar salarios a los fundadores, al revés teníamos que ampliar capital casi cada año, y eso que estábamos bien asesorados y empezamos con un capital social de 110.000 euros. Además en esos años las administraciones y hospitales públicos pagaban a unos plazos muy largos y los bancos no financiaban el circulante a las startups: tuvimos que sacar recursos de todos sitios, y también de amigos y familiares para sobrevivir. Hoy es más sencillo, también es verdad que hemos demostrado que podemos crecer y cuando te haces más grande, el sistema te trata mejor.

7.- ¿Qué consejo le daría a alguien que quiera emprender desde la ciencia y la tecnología?

Creo que la clave de todo es la formación. En mi opinión, emprender desde la ciencia y la tecnología es muy exigente y hay que prepararse a fondo. Es como correr un maratón con sprints constantes. Las barreras de entrada son altas y requiere experiencia previa, bastante inversión y sobre todo formación, tanto en la parte tecnológica (que se presupone) como en lo referente a la gestión empresarial. Afortunadamente en España hay escuelas de negocio, o business schools, fantásticas que quieren ayudar al emprendedor. Nosotros accedimos al IE por vía de la Fundación madri+d y esa fue una gran oportunidad y, además, gratuita. Solo requiere trabajo y esfuerzo.

Hay que formarse para saber qué se quiere hacer, cómo hacerlo y con quién hacerlo. Hay que formarse para entender lo que no sabemos, dónde no llegamos y tener la visión y humildad de consolidar un equipo de personas expertas en cada área de la empresa. La clave es contratar a los mejores. Es muy difícil que un excelente científico o ingeniero, sin formación en empresas y en startups de alto rendimiento, pueda asumir solo el crecimiento de una empresa tecnológica. Hoy hay que tener equipos multidisciplinares de alto rendimiento en los que cada uno haga lo que mejor sabe hacer.

En nuestro caso, hemos tenido la gran suerte de pasar primero por el IE, después en dos ocasiones por el programa emprendedor XXI con formación en IESE y ESADE, y en Silicon Valley, y posteriormente por la EOI y finalmente por Harvard Business School. No hace falta hacerse un MBA completo, con formación especifica y recurrente también se puede. También es muy importante tener inversores que aporten valor y experiencia, con ellos las empresas cometemos menos errores. En mi experiencia un buen inversor es mucho mejor que una subvención. Desde aquí les doy las gracias a todos nuestros inversores por creer en NIMGenetics.

Finalmente, me gustaría animar a otros científicos y emprendedores a que creen empresas de base tecnológica. Es una gran oportunidad para cambiar el mundo a mejor. Es intenso, pero las oportunidades son increíbles y la potencial recompensa, enorme también. Actualmente hay muchas herramientas, instituciones como la Fundación madri+d, ENISA, CDTI y muchos inversores, business angels primero y fondos de Venture Capital después, que están ahí para ayudar y lógicamente para rentabilizar sus inversiones. Lo más importante, creer en uno mismo, no tener miedo y juntar a un gran equipo humano.

Emprender es iniciar un gran viaje, una aventura sin final conocido. La palabra Emprendedor viene deentrepreneur y como definió Joseph Alois Schumpeter en 1934 "Los emprendedores son innovadores que buscan destruir el statu-quo de los productos y servicios existentes para crear nuevos productos y servicios". Os animo, por supuesto, pero mi consejo es hay que formarse antes de empezar un proyecto empresarial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada