jueves, 21 de julio de 2016

Emprender como proyecto de vida

http://emprendedoresnews.com/varios/emprender-como-proyecto-de-vida.html 
Quién decide emprender, antes que nada, debe estar convencido de que es lo que quiere lograr y de cómo y cuánto se esforzará para conseguirlo
“Empezar a hacer una cosa determinada, en especial cuando exige esfuerzo
o trabajo o cuando tiene cierta importancia o envergadura”

Definición de emprender.
“El precio del éxito es trabajar duro y la determinación de que,
sin importar si perdiste o ganaste, diste lo mejor de ti mismo en el proyecto”
Vince Lombardi, entrenador de fútbol americano.
José tiene 45 años, trabaja en la misma empresa desde los 28, desde que ingreso lo ascendieron tres veces, creció económica y profesionalmente, pero sentía que le faltaba algo… Tuvo una idea promediando sus 30, pero cuando comentó entre sus familiares y amigos no tuvo mucha aceptación.
Entonces hizo este razonamiento, “si se lo comenté a 10 (diez) personas y ninguna se interesó, quiere decir que mi idea no es buena”… Pasarían 10 años para que José volviera a hablar de su idea.
Esta vez, se lo comentó a un colega en el trabajo, quien lo escuchó con atención y le dijo, “Es una muy buena idea, me extraña que no hayas emprendido para concretarla. Sabes, yo tengo un amigo al que le encantaría escuchar tu proyecto” . José no daba crédito a lo que oía. Un mes después de esa charla se pusieron manos a la obra con su nuevo
colaborador. Siguió trabajando en la empresa que lo vio crecer y además, era emprendedor.
La historia de José es la de mucho emprendedores, a veces no es que la idea no sea viable, sino que no lo hablamos con la gente adecuada. En otras oportunidades tenemos los contactos, pero el miedo nos paraliza.
Está comprobado que muchas personas le tienen miedo al fracaso, como epítome de ¿para qué voy a hacer algo que puede salir mal? ¿qué van a pensar los demás de mí si esto no prospera? y otras personas le temen al éxito. No es una sorpresa, pues se cree que a l éxito le siguen de cerca mayores responsabilidades, trabajo y esfuerzo. En el peor de los casos tenemos la creencia, infundada, de que no somos lo suficientemente capaces para llevar adelante un emprendimiento con éxito.
Lo cierto, al respecto de esto, es que si emprendiste y te va bien seguís haciendo lo tuyo, trabajas por ello al máximo, y si sos lo bastante tenaz, tal vez puedas pasar de la microempresa a la pyme. Es decir que luego de varios años de nervios, sudor e impuestos vas ser una persona “comercialmente exitosa”. Y si no sale como esperabas, lo intentaste,
sabes que salio mal y en otro momento barajas y das de nuevo. Tal vez el contexto no te acompañó, tal vez no te asesoraste, o no invertiste en capacitación, o no consultaste con expertos en la materia…. o… quien sabe, pero fuiste valiente y lo hiciste, punto. Ahí tenes tu capital.
A decir verdad, no va a importar mucho el tipo de proyecto que te convierta en emprendedor, así sea que pongas una panadería, un taller de marcos, que diseñes páginas web o que quieras hacer desarrollo nanotecnológico… a tu emprendimiento no le puede faltar una propuesta de valor.
¿Qué es la propuesta de valor? es la forma en que tu producto o servicio resuelve el problema del cliente, indica de forma clara que le ofrece un beneficio y te diferencia de la competencia.
Para ir terminando, les comento como al pasar, EMPRENDER es el equivalente a un proyecto de vida. Casi les diría que es el equivalente a decidir casarse o irse a vivir al extranjero. Porque quién decide emprender, antes que nada, debe estar convencido de que es lo que quiere lograr y de cómo y cuánto se esforzará para conseguirlo.
Lic. Elizabeth Farias (Cespym Cursos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada