jueves, 8 de septiembre de 2016

El precio que pagamos por la disciplina es menor que el precio del arrepentimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada