jueves, 15 de septiembre de 2016

Los poderes del líder

http://www.franciscoalcaide.com/2016/09/los-11-poderes-del-lider.html 

Resultado de imagen de los 11 poderes del líderConocí y entrevisté a Jorge Valdano hace ya algunos años para Executive Excellence (puedes leer la entrevista aquí). Luego, cuando publiqué mi libro Fútbol: Fenómeno de Fenómenos (LID, 2009), leyó anticipadamente el manuscrito y me dio algunas sugerencias interesantes. 

Hace unos meses coincidimos en la Feria del Libro de Madrid, y aproveché para saludarle, charlar un rato con él y adquirir su penúltimo libro: Los 11 poderes del líder (Editorial Conecta), que leí recientemente y del que comento algunas ideas.

Jorge Valdano fue jugador, entrenador y director general en el Real Madrid; campeón del mundo con la selección argentina en México 86; fundador de la empresa de Make a team; y vicepresidente del Grupo Inmark. Hoy día colabora con diferentes medios de comunicación e imparte conferencias, en España y en el extranjero.

En este blog hemos hablado del tema en Si quieres ser un líder, ofrécete voluntario, y también en la vídeo-píldora de Planeta Hipermedia [@PlanetaHMedia] con quien trabajo.

Para Jorge Valdano, el liderazgo se asienta en 11 poderes. En concreto:

1. EL PODER DE LA CREDIBILIDAD.
Lo hemos dicho muchas veces aquí: lo más importante que tiene una persona es su credibilidad, que no es otra cosa que el crédito de reputación que tiene una persona en el mercado. Valdano dice: «Hay un tipo de credibilidad que resultad indiscutible: la que da el conocimiento. Al que sabe siempre se le respeta; el que sabe siempre capta la atención. Pero hay otro aspecto igual o más importante: el de la autoridad moral». La credibilidad depende de dos cosas: lo que consigues (resultados) y cómo lo consigues (valores). Ganar también debe ser un triunfo valor. No hay grandeza sin ética. Como escribimos otra vez: Toda verdad ignorada prepara su venganza.

2. EL PODER DE LA ESPERANZA.
Las cosas no siempre marchan bien, por ello la esperanza es un combustible necesario. La esperanza genera ilusión y la ilusión siempre inyecta energía a los equipos. Siempre existe el modo de convertir un problema en una oportunidad. Basta con inventar un cuento donde la esperanza encuentre sentido. Y esperanza no significa falsa ingenuidad. Elaine Foz lo escribe bien en Una mente feliz: «La predisposición al optimismo no solo consiste en mostrarnos felices y alegres, sino que más bien guarda relación con el hecho de albergar esperanza en el futuro, un convencimiento de que las cosas van a salir bien y una fe inquebrantable en que podremos lidiar con todo aquello que nos depara la vida». Encontrar razones para la ilusión es parte del secreto de la felicidad. Los grandes líderes venden siempre a su equipo un futuro ilusionante.

3. EL PODER DE LA PASIÓN.
De ello hablamos hace unas semanas en el post 8 claves para ponerle pasión a tu vida. Allí decíamos:
«El talento siempre ha necesitado de energía –los retos ambiciosos cuestan mucho– y no hay mejor estimulante que la pasión. En cualquier ecuación cuyo resultado final aspire al éxito, no puede faltar su principal motor: la pasión. Cualquier persona que sea halagada por ser un referente en su sector, profesión o actividad, está enamorada de su trabajo». Como apunta Richard Branson, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 10ª edición): «Si puedes disfrutar de tu pasión, la vida será más interesante que si simplemente estás trabajando».
4. EL PODER DEL ESTILO.
Que no es otra cosa que ser fiel a uno mismo. La autenticidad como factor diferenciador. «Si nos somos distintos a las demás empresas, ¿cómo vamos a ser reconocibles? ¿De qué nos vamos a avergonzar? El estilo es la manera de ser, y eso es tan importante para una persona como para un equipo». There is no medal or trophy better than being aclaimed for your style (No hay mejor medalla o trofeo que ser aclamado por tu estilo), se recoge en el vestuario de un conocido equipo de fútbol inglés. En definitiva: sé diferente, sé único.

5. EL PODER DE LA PALABRA.
«El ejemplo no es la mejor manera de enseñar, es la única», se ha dicho en muchas ocasiones. Es cierto, pero la palabra tiene el don de acentuar su valor. Todo gran líder está obligado a ser un gran comunicador. Hace algún tiempo hablamos de ello en La comunicación es la base del liderazgo, donde decíamos: «La influencia es la verdadera medida del liderazgo; liderar es el arte de influir en los demás. Influir es ‘hacer hacer’, y la comunicación es la base del liderazgo: si no comunicas no influyes; y si comunicas mal, influyes mal».
6. EL PODER DE LA CURIOSIDAD.
Quien no mejora, empeora; quien no avanza, retrocede. Siempre hay que tener una sana actitud por querer progresar, y eso sólo se logra con curiosidad. Siempre hay aristas que limar y cosas que pulir y enderezar. Nunca sabemos lo suficiente y nadie lo sabe todo. Además, hoy día todo tiene una fecha de caducidad muy corta. Casi cualquier cosa que nace está condenada a fallecer. Reinventarse no es una posibilidad sino una necesidad, algo al alcance sólo de las personas curiosas.

7. EL PODER DE LA HUMILDAD.
El vanidoso no sólo es insoportable a los ojos de los demás, sino que cuando el ego pierde sus límites, nos saca de la realidad, y eso siempre es peligroso. La soberbia nos despoja de todo sentido crítico, que es donde se asienta toda capacidad de aprendizaje. Además, la humildad hace equipo. Nada nos distancia más de los demás que creer que los éxitos son individuales y los fracasos colectivos. Y la humildad también se entrena. En algunos equipos de fútbol ingleses todavía los jugadores tienen que lavarse la ropa. Es una forma de mantener los pies en la tierra.

8. EL PODER DEL TALENTO.
Todos tenemos defectos, pero es una mala idea empezar el análisis del talento por aquello que le falta. Todo líder que merezca ese calificativo tiene su mirada educada para descubrir lo positivo de cada situación y persona. Creer en el talento significa apreciar lo diferente. Si se parte del respeto al talento, no habrá buenos y malos, sino gente que sirva para hacer bien una cosa y gente que sirva para hacer bien otra cosa. Un equipo es la suma de complementariedades (diferencias) dirigidas hacia un destino común.

9. EL PODER DEL VESTUARIO.
O lo que es lo mismo: del equipo. No existe equipo sin líder, ni líder sin equipo. Y los equipos ganadores crecen en entornos saludables. Y los equipos se fundamentan en las complementariedades y en las generosidades. Ser parte de un vestuario implica algún tipo de renuncia. Si el talento pone en valor lo propio, el equipo pone en valor al otro. Como se dice en la película francesa Intocable (2011): «Nunca hay que esconder la fragilidad. La discapacidad no consiste en estar roto, sino es estar solo». Y el mayor enemigo de los equipos son los egos, que siempre son una interferencia en la consecución de los logros colectivos. Cuando la gente sólo piensa en sí misma, y nada en el resto. Eso es carne de conflicto. 

10. EL PODER DE LA SIMPLICIDAD.
Ser sencillo es ser sustancial. La sencillez es la suprema sofisticación. Sólo la gente sabia es capaz de ser sencilla; el resto, busca la complejidad. Los líderes quitan todo tipo de ornamentación a las cosas para quedarse con la esencia (lo importante), que es donde está el valor. Ser sencillo es facilitar la vida a la gente. Es lo que hacía Steve Jobs. Él no presentó el Ipod como un reproductor musical de 185 gramos con un disco de 5 gigabytes. Simplemente dijo: «Mil canciones en tu bolsillo». Eso es ser sencillo, eso es facilitar las cosas (y no complicarlas).

11. EL PODER DEL ÉXITO.
El liderazgo exige éxito para ser liderazgo. Sin resultados nadie puede ser considerado un líder. Además, el éxito es útil porque dispara la confianza y la ilusión, y desde esa fortaleza, nos aproxima al siguiente logro. Ganar trae ganar. El éxito nunca es la cima, sino un escalón más; un nuevo escalón más, un nuevo punto de partida para seguir el camino con más entusiasmo.

Y algo que es importante recordar. Como se dice en uno de los capítulos de Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición) dedicado al tema: «Todo comienza en ti. Tu habilidad de autoliderazgo se reflejará en tu equipo. Para ello es imprescindible que comiences el liderazgo por ti mismo. Conócete y aprende a gestionar tus emociones, a conocer tus objetivos, tus fortalezas... Si quieres ser mejor líder, invierte en tu desarrollo personal».

* * * * * * * * *

* Te recuerdo que el próximo jueves 22/09 en el Hotel Hesperia Madrid tenemos evento de celebración y networking con motivo de la 10ª edición ampliada y actualizada de "Aprendiendo de los mejores". Toda la información sobre el evento e inscripciones las tienes en el siguiente link.

* Te dejo una Entrevista en The Bold Choice, hablando sobre desarrollo personal y management.


Q

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada