sábado, 2 de julio de 2016

Lo que la neurología ha encontrado es que fijar nuestra atención en algo hace que el objeto de atención sea más importante.

Si con frecuencia estamos pensando en aquello a lo que estamos renunciando le estamos dando más importancia de la que tiene y haciendo más difícil cambiar.

Lo que debemos hacer en cambio, es amplificar y magnificar la recompensa que esperamos obtener pensando con frecuencia en ella. Imaginar lo bien que lucirás en tu nuevo y atlético cuerpo, lo genial que se verán tus manos sin uñas mordidas, las oportunidades que se te presentarás gracias a esa formación.

La batalla más grande ocurre en nuestra mente, ahora ya sabes como empezar a ganarla.


En la Antartida (Base Marambio) 1981 con 40 grados bajo cero y al lado en Egipto en 1980 con 50 grados a la sombra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada