jueves, 25 de agosto de 2016

La vida es la búsqueda del equilibrio, una mesa con cuatro patas: la física, la mental, la emocional y la espiritual; y encima de esa mesa está todo. Hay que trabajar las cuatro patas.

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20160826/404199567303/tuve-que-aprender-a-controlar-mi-ira.html 
Pancho Campo, exprofesional del tenis y empresario organizador de eventos
Tengo 54 años. Nací en Santiago de Chile y vivo en Marbella. Estoy casado por segunda vez y tengo dos hijos. Tenemos la suerte de vivir momentos interesantes, pero muy peligrosos, me da miedo el mundo que les vamos a dejar a nuestros hijos. Creo en una fuerza superior  
“Tuve que aprender a controlar mi ira”

Qué estrés

Fue un tenista de los que rompían raquetas, vivía en propia carne el mal que provoca el estrés. Fue entrenador, capitán olímpico, y organizador de eventos deportivos y de grandes conciertos . Coach de personalidades como Manolo Santana, Kofi Annan o Al Gore... Convirtió su asignatura pendiente, el control del estrés, en su fuerza. Lo explica en Inspírate: cómo superar los malos momentos y controlar el estrés (Aguilar). “Controlar el estrés es algo con lo que hay que trabajar a diario, como una carrera de fondo”, él lo sabe muy bien, arrastra una condena en Emiratos Árabes por una presunta estafa de un millón de dólares a su exsocia y problemas con la empresa que fundó, The Wine Academy of Spain.
Yo quería ser tenista profesional, pero los nervios me traicio­naban.
Lo fue durante años.
Me cabreaba muchísimo, tiraba raquetas al suelo estilo McEnroe, chillaba. Una vergüenza.
¿Consiguió controlarse?
Me costó muchísimo. Cuando dejé de jugar y fundé una empresa de organización de eventos, a veces montaba pollos considerables en la oficina, y eso que ya le estaba poniendo remedio.
Es usted sincero.
No me sentía a gusto conmigo mismo, y sobre todo era un mal ejemplo para mis hijos, tenía que aprender a controlar mi ira.
¿Cómo lo hizo?
Antes de dejar de competir hice un curso muy interesante con el doctor Loehr para controlar el estrés; y a partir de ahí me dediqué a estudiar el tema, a fijarme en cuáles eran las características que definen a los mejores deportistas.
Se convirtió en un entrenador exitoso.
Llegué a entrenar al equipo olímpico chileno y ser coach de personajes muy relevantes. Pero de lo que más orgulloso me siento es de haber conseguido dominarme. Entendí que tengo que hacer deporte todos los días porque soy como una bestia enjaulada, y entendí la importancia de los rituales que te ayudan a concentrarte.
¿Cosas sencillas?
Sí, se ven muy claros en tenistas profesionales: Nadal bota la bola cuatro veces y se saca el calzoncillo del culo, Djokovic la bota cinco o seis veces, pero antes de un set-ball puede ser hasta pesado.
¿Eso marca la diferencia?
Sabes que un tenista va a perder cuando pierde el ritmo de la respiración; de la misma manera que un político o empresario, esos que tienen agendas imposibles, debe ordenarse mediante rituales: deporte a primera hora, buena alimentación y luego cada uno tiene sus secretos.
¿Por ejemplo?
Sting hace meditación y yoga. Al Gore, que encajó muy mal quedarse a las puertas de ganar las elecciones, primero cayó en una depresión, engordó, perdió pie..., hasta que aprendió a concentrar toda su pasión en otro tema: el cambio climático, y reorganizó su energía para un nuevo reto.
¿Llevaba usted a sus tenistas al límite?
Sí, al punto álgido de estrés para enseñarles a controlarlo. Llenaba las gradas de gente y les pedía que chillasen, que fueran agresivos , y con un psicólogo les enseñábamos a aplicar técnicas de control del estrés. Pero mi gran éxito fue controlar mi propio estrés.
Veo que le afectaba mucho.
Yo era de los muchos que se llevan los problemas a casa, y ese es el origen de muchos divorcios y del mal entendimiento con los hijos.
El mal humor hay que controlarlo.
El estrés y la falta de equilibrio lo provocan, y la vida siempre te da motivos.
¿Le ha dado a usted muchos?
Yo estudié la carrera de Medicina, hice un año de prácticas en el Clínic de Barcelona, iba a hacer la especialidad en EE.UU., Anestesiología, como mi padre. Era mi pasión. Pero días antes de recoger mi diploma, en la Universidad de Santo Domingo, donde estudié, el ejército entró y lo arrasó todo.
Qué historia más extraña.
Pude recuperar mi expediente hasta tercero, podía haber vuelto a la universidad, pero económicamente ya no era viable.
Y se enrabió...
Durante años. Luego se sumó la muerte de mi padre en un accidente de coche, el divorcio, un atraco, dos empresas quebradas, la ruina…
Entre tanto ha ido triunfando, pero no sin polémica..
Durante dos años trabajé en Qatar como director de los equipos nacionales y tutor deportivo del actual emir. De vuelta a casa hice escala en Dubái , y allí conocí a mi mujer, una norteamericana afincada en Dubái, de la que me enamoré locamente. Me quedé ocho años. A los eventos deportivos se sumó la organización de grandes conciertos.
Pink Floyd, Sting, Enrique Iglesias...
El día del atentado de las Torres Gemelas yo presentaba la temporada de eventos deportivos y conciertos más ambiciosa que se había visto en Dubái. Todo se fue al carajo.
La historia no ha acabado.
Me refugié en casa de mi suegro en Marbella y remonté. Creé la Academia del Vino de España. He intentado convertir en negocio todas mis pasiones.
Todavía arrastra problemas...
Estoy buscado por la Interpol, un código rojo emitido por los Emiratos Árabes. Mi exsocia me llevó a juicio por supuesta estafa comercial, se negaba a perder el dinero que había invertido, muchísimo menos que yo. No me presenté al juicio y me condenaron. El problema es que en España es un delito de faltas y en los Emiratos Árabes un delito criminal.
También tuvo problemas con su empresa de vinos, es usted como el ave fénix...
La vida es la búsqueda del equilibrio, una mesa con cuatro patas: la física, la mental, la emocional y la espiritual; y encima de esa mesa está todo. Hay que trabajar las cuatro patas.
No siempre todo funciona.
Cuando estaba en el ojo del huracán mi madre me recriminaba: “¿Cómo puede ser que con los problemas que tienes estés entretenido en organizar una noche romántica con tu mujer?”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada