sábado, 20 de agosto de 2016

El paraíso de los sueños lúcidos: qué son y cómo experimentarlos

http://ecodiario.eleconomista.es/ciencia/noticias/7776440/08/16/El-paraiso-de-los-suenos-lucidos-que-son-y-como-tenerlos.html 

abre-ojos-pelicula.jpg

Imagen de la película 'Abre los ojos', de Alejandro Amenábar.
En Abre los ojos (Alejandro Amenábar, 1997), el protagonista se siente inmerso en una pesadilla. Hasta que se da cuenta de que está dentro de un sueño que, como tal, puede manipular a su antojo.
Esta es la esencia de los sueños lúcidos, es decir, aquellos en los que somos conscientes de que nada de lo que sucede es real, sino una creación de nuestro fértil subconsciente. En un sueño lúcido, el individuo experimenta un despertar no físico, sino de la consciencia, que permite discernir entre la realidad y el mundo onírico.
Este despertar facilita una experiencia diferente del sueño, en el que todo puede vivirse sin miedo y con un espíritu de exploración disparado, con la confianza del que sabe que nada malo le puede ocurrir. En un sueño lúcido podemos elegir hacer lo que deseemos, y dirigir la historia a nuestro antojo con la ayuda de la creatividad que atesoramos en la mente.
Pese a que algunas personas nunca han experimentado uno de estos momentos oníricos conscientes, la vivencia puede ser entrenada y dirigida gracias a distintas técnicas estudiadas en laboratorios del sueño. En la mayoría de las ocasiones, sin embargo, el 'despertar' se produce sin conocer -conscientemente- el motivo. La fase REM es la más propicia para desarrollar estos sueños y, especialmente, las últimas horas en las que dormimos.
Las técnicas y recomendaciones más conocidas para acercarse a la experiencia son las siguientes:

-Pruebas de realidad, o cómo reconocer que estás soñando

Esta es la clave para adentrarnos en la lucidez de un sueño. Es decir, reconocer que estamos soñando. En este punto, tratamos de buscar señales que nos alteren y que nos hagan pensar que algo no encaja. Mirar un reloj o un texto, girar la cabeza y volver a atender a estos mismos objetos puede demostrarnos que la realidad no es estable: el texto se verá borroso o estará compuesto por frases sin coherencia y el reloj nunca dará la misma hora o incluso tendrá símbolos distintos en lugar de números.

Estas pruebas de realidad quedan brillantemente explicadas en la película Origen(Christopher Nolan, 2010), donde los personajes que inducen sus sueños cuentan con pruebas personales para reconocer que están en un mundo o en otro. Por ejemplo, el protagonista -interpretado por Leonardo DiCaprio- lleva una pequeña peonza que hace girar sin que las leyes de la física hagan mella en ella mientras opera en los sueños.

-Recordar los sueños y distinguir nuestros 'temas'

Escribir un diario de sueños resultará muy útil como primera parte del proceso de soñar con lucidez. El registro onírico servirá para que nos acostumbremos a nuestros sueños, los espacios, personas y temas recurrentes, y que, por tanto, les dotemos de una mayor familiaridad y podamos reconocerlos. Los especialistas aseguran que las personas tienden a repetir imágenes y temáticas cuando sueñan: la desnudez, persecuciones, dientes que se caen, precipitarse al vacío o la muerte de familiares son algunos ejemplos.
El primer 'entrenamiento' pasa por reconocer estos signos y la naturaleza de nuestros sueños para, desde la consciencia, 'despertar' al sueño lúcido. 

-Técnica del MILD (Mnemonic Induced Lucid Dream)

Se recomienda aplicar entre sueños, o tras despertarnos después de haber dormido varias horas, debido a que estaremos en una fase REM de mayor intensidad. La técnica consiste en concentrarnos en el sueño que hemos tenido anteriormente y recordar sus detalles mientras volvemos a quedarnos dormidos. A la vez, es preciso repetirnos frases  que aludan a la consciencia: "Voy a dormir y sabré que estoy soñando", "voy a recordar esto y me daré cuenta de que estoy en un sueño". Hay que seguir visualizando el sueño y, una vez conseguimos esto y con la actitud consciente fijada, podemos tratar de moldear el sueño o realizar alguna acción que nos apetezca. Por ejemplo, volar.

-Técnica del WILD (Wake Induced Lucid Dream)

En este caso, el objetivo es pasar de la vigilia al sueño desde que el individuo se acuesta por la noche, y hacerlo con una continuidad de consciencia. Se desarrolla en dos pasos: relajación y atención. Hallar el equilibrio entre ambos factores propiciará el éxito, aunque los expertos avisan de que no se trata de una técnica sencilla. La relajación es el primer objetivo, y puede buscarse con distintos métodos, como estirar y relajar cada uno de los miembros del cuerpo o visualizar lugares agradables. La clave reside en que la relajación no sea tan profunda como para inducir directamente al sueño.
Una vez el cuerpo se encuentra relajado, hay que potenciar la atención en lo que vemos, en la primera fase antes de entrar en el sueño, como si fuéramos un espectador externo. Cuando la atención esté suficientemente fijada, se puede entrar en el sueño de manera consciente y comenzar a vivirlo, eso sí, ya como protagonistas.
Conseguir sueños lúcidos con estas técnicas no es cosa de dos días. Debe entrenarse a diario y los resultados suelen ser efectivos en un tiempo mínimo de seis meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada