jueves, 4 de agosto de 2016

Sugata Mitra, uno de los grandes revolucionarios digitales de la educación

http://one.lavanguardia.com/sugata-mitra-uno-de-los-grandes-revolucionarios-digitales-de-la-educacion/ 

SUGATA MITRA PROFESOR DE TECNOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN

SUGATA MITRA PROFESOR DE TECNOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN

Sugata Mitra, uno de los grandes revolucionarios digitales de la educación

Por Malu Barnuevo | 
El famoso proverbio africano que dice “Para educar a un niño hace falta la tribu entera” hunde sus raíces en la filosofía del Ubuntu, palabra proveniente de las lenguas zulú y xhosa, que ha sido traducida habitualmente como “yo soy porque nosotros somos”. O, dicho de otra forma, el ser humano necesita de los otros para crecer y realizarse plenamente: no hay progreso si no es de todos y para todos. Aunque con demasiada frecuencia este tipo de conceptos caen en las redes de los nuevos gurús del desarrollo personal, esa querencia de los vendehumos hacia cualquier cosa que les sirva para rellenar su discurso hueco, no resta verdad a una sabiduría que ha iluminado a numerosos pueblos y sociedades a lo largo de la historia. Por eso está bien volver la mirada a la tribu y a las posibilidades que ofrece el conjunto. Y adaptar ese mensaje a estos nuevos tiempos en los que la tecnología pone frente a nosotros tantas posibilidades como confusión.
Sugata Mitra se preguntó un día qué pasaría si esa tribu encargada de educar estuviera compuesta únicamente por niños. Si los responsables de que un pequeño aprendiera y avanzara fueran sus iguales y no un maestro investido de grave autoridad. Un aula regida por las normas de Pippi Langstrump: con los niños erigidos en protagonistas absolutos, marcando sus propias reglas y compartiendo lo aprendido entre ellos. Su inspiración podría resultar en el caos absoluto o en una pequeña maravilla, auto organizada y generosa. La demostración práctica de sus teorías vino en 1999 de la mano de una asombrosa experiencia que denominó “Hole in the Wall” (agujero en el muro). Mitra colocó en Kalkaji, un barrio deprimido de Nueva Delhi, un ordenador personal y permitió que los chicos del vecindario experimentaran con él sin darles indicación alguna. El resultado fue sorprendente: muy pronto aprendieron el funcionamiento básico de la computadora, se organizaron de forma espontánea y compartieron sus conocimientos. Los que avanzaban más rápido enseñaban al resto convirtiendo aquel ordenador en lo que Nicholas Negroponte bautizó como “pizarra compartida” con la que los chicos de los barrios más pobres podían “expresarse, aprender, explorar juntos y tener fantásticas ideas”.
Aquel experimento que Sugata Mitra hizo crecer hasta instalar ordenadores en distintos barrios y ampliar el proyecto a varios países, le convirtió en una celebridad. Sus ideas acerca del aprendizaje no invasivo y la necesidad de replantear el rol del profesor calaron en muchos lugares del mundo. Tanto, que en noviembre de 2013 la revista Wired dedicaba su portada a una chica mexicana, Paloma Noyo, a la que bautizó como la “próxima Steve Jobs” y que era producto del método de Mitra aplicado por un profesor de Matamoros (una pequeña ciudad en la frontera con Estados Unidos). Ese mismo año Sugata Mitra recibió el premio TED y en una de sus conferencias reveló que su deseo “es ayudar a diseñar un futuro del aprendizaje mediante el apoyo a los niños de todo el mundo para aprovechar su asombroso potencial y capacidad para trabajar juntos”. El suyo es el sueño de igualar las oportunidades; ojalá muchos quieran compartirlo.
Edición: Maruxa Ruiz del Árbol / Douglas Belisario
Texto: José L. Álvarez Cedena

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada